Inicio

Opinión



La Universidad Siempre

Peregrinaje a Santiago de Compostela por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS, Opinión, ,Peregrinaje a Santiago de Compostela por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Carlos Guillermo Cárdenas



Un acontecimiento único en el mundo de creencia cristiana. Desde la edad media cientos de feligreses, ahora decena de miles, caminan cientos de kilómetros para alcanzar la Catedral de Santiago de Compostela, sitio que según la creencia, reposan los restos del Apóstol Santiago. Las motivaciones que acompañan al peregrino que visita el santuario son de naturaleza religiosa, turística, cultural, y hasta el extranjero que viaja a tierras extrañas. Con el Apóstol Santiago ha sucedido algo similar que con el Fraile fundador de la Casa de Educación para Niños con Vocación Eclesiástica, que dio origen a la Universidad de Los Andes, los restos no han aparecido o no existe evidencia de ello.


El recorrido a pie es la fascinación para la mayoría, en bicicleta el porcentaje es menor, a caballo o incluso en silla de ruedas, constituyen una hazaña para la gente. El profesor Humberto Ruíz Calderón que recientemente realizó el recorrido, deja en su crónica “Como en Botica” las anécdotas. En los 110 kilómetros de recorrido en cinco días, un promedio 20 diarios, constituyó una experiencia única que se atreve a llamar, la más importante del año que está próximo a concluir. Humberto, expresa: “Pese a que las estadísticas de La Oficina de Acogida al Peregrino, indican que los mayores de 60 años no son la mayoría, vimos mucha gente entrada en años y nos llamó la atención esa característica de muchos de los peregrinos. Por ejemplo, una familia de irlandeses, liderados por la abuela de 84 años, acompañada de su hijo, la esposa de éste y suponemos que una nieta. Nos llamó la atención la composición del grupo, similar al nuestro. Mi nieta, con su buen inglés logró entrar en comunicación y saber la edad de la abuela, quien sonriente se lo dijo sin empacho. Entre el hijo sesentón y yo solo logramos hablar de lo caro del whisky y la escasa cultura de los dependientes de los bares para entender el gusto de algunos extranjeros, por esta bebida”.


El paisaje adornado de bellas flores, frutos y la más variada flora son un disfrute que se añade al propósito del peregrino de alcanzar la meta de la Catedral de Santiago para validar el peregrinaje, con la entrega de un diploma como fiel  constancia del acontecimiento.


Decenas de hospedajes y albergues de la variada calidad y confort, públicos y privados, se encuentran en los trayectos para llegar a Compostela. Así como pequeños restaurantes, comedores, casas de familia que ofrecen la venta de la alimentación.


Realizar el peregrinaje a Santiago es una experiencia enriquecedora digna de vivirla desde muchos ángulos que se miren. El ex vicerrector Académico de la ULA no tiene empache en recomendar el recorrido a uno de los tres lugares de peregrinaje, que junto con Jerusalén y Roma, son los más visitados de la cristiandad.






Contenido Relacionado