Inicio

Internacionales



Economía bajo presión

Mauricio Macri cenó con Christine Lagarde y le dio respuestas sobre dólar, déficit fiscal e inflación

Diario Frontera, Frontera Digital,  MAURICIO MACRI, FMI, Internacionales, ,Mauricio Macri cenó con Christine Lagarde y 
le dio respuestas sobre dólar, déficit fiscal e inflación
Macri y Lagarde, este viernes la Quinta de Olivos.


** La recibió en Olivos junto a su equipo económico que la puso al tanto de la marcha de la economía a un mes de haber firmado el acuerdo. Hoy arranca el G-20.

Por tercera vez en lo que va del año Mauricio Macri volvió a encontrarse cara a cara con la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. Fue este viernes a las 20.30 en la residencia de Olivos.

El Presidente agasajó a Lagarde con una cena. La acompañaron el subdirector del Fondo David Lipton, el director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, y el jefe de la Misión para la Argentina, Roberto Cardarelli.

El presidente Mauricio Macri, junto a la primera dama, Juliana Awada, recibió en la residencia de  Olivos a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. También participaron del encuentro el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central, Luis Caputo.

El presidente Mauricio Macri, junto a la primera dama, Juliana Awada, recibió en la residencia de Olivos a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. También participaron del encuentro el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central, Luis Caputo.

Por el lado del Ejecutivo también fueron de la partida el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, los dos funcionarios más poderosos de la administración, el titular del Banco Central Luis Caputo, y la primera dama Juliana Awada, quien además "se ocupó", del menú, según contaron fuentes oficiales. Dujovne y Caputo, previo a la cena, mantuvieron reuniones bilaterales con la titular del Fondo donde hablaron sobre la evolución del frente fiscal, monetario y cambiario.

Entre truchas verduras -Lagarde no come carnes rojas- Macri volvió a recibir el apoyo contundente de la máxima autoridad del Fondo, en momentos en los que el Gobierno busca enviar señales de estabilidad a los inversores externos e internos. Lo mismo había ocurrido la semana pasada, cuando los referentes radicales visitaron Olivos. 

Un rato antes, en la misma residencia presidencial, hubo unareunión bilateral entre el equipo y Dujovne Lagarde. El Fondo evalúa abrir una oficina en el país para monitorear el crédito stand by de 50 mil millones de dólares que le prestó a la Argentina y las cuentas del Gobierno, pero todavía no fue confirmado, aunque en el Gobierno lo creen muy probable.

Lagarde, Macri y Juliana Awada, en la Quinta de Olivos.

Lagarde, Macri y Juliana Awada, en la Quinta de Olivos.

Lagarde expresó el apoyo del FMI a la impronta de la presidencia del G-20 -enfocado sobre el futuro del trabajo y la infraestructura para el desarrollo- y dialogaron sobre la situación económica internacional. Además, expresó su beneplácito por la evolución de las cuentas fiscales en la Argentina que el Gobierno le mostró, según confiaron cerca de Dujovne. Los mismos conceptos se los reiteró a Macri.

Antes, por la tarde, tras arribar el jueves a Buenos Aires, para asistir a la cumbre de ministros de Economía y titulares del Banco Central del G20, fue recibida por Caputo, en su despacho. Juntos repasaron la situación de las reservas y la inflación.

En tanto, Macri -tras regresar de Bariloche- junto a Dujovne y al secretario General Fernando de Andreis, mantuvo una reunión con Luis Moreno, titular del Banco Interamericano de Desarrollo, el organismo internacional más próximo al Ejecutivo, que abrirámodernas oficinas en el Barrio 31. 

En Olivos, también se habían encontrado el Jefe de Estado, Dujovne y Lagarde hace exactamente cuatro meses, el 18 de marzo, cuando el acuerdo entre el Fondo y la Argentina parecía muy lejos. En aquel momento, la titular del organismo multilateral de crédito elogió el gradualismo del Ejecutivo. “Fue un honor conocer al presidente de Argentina. Lo felicité por las importantes reformas que llevó a cabo su administración y por su liderazgo en la presidencia Argentina en el G20", manifestó entonces Lagarde a través de las redes sociales.

Lagarde, Macri y Juliana Awada, en la Quinta de Olivos.

Lagarde, Macri y Juliana Awada, en la Quinta de Olivos.

El siguiente encuentro, más informal, ocurrió en Quebec, durante la reunión del G7, a la que Macri asistió como titular del G20 y cuando el crédito del fondo ya era una realidad. Lagarde volvió a enviar señales de apoyo. “El plan económico fortalecerá la economía argentina a corto plazo estimulará el crecimiento y la creación de empleo de cara al futuro”, pronosticó entonces la ex ministra de Agricultura francesa.

El contexto cambió. En marzo pocos funcionarios -solo acaso el entonces ministro de Finanzas Luis Caputo, hoy titular del Banco Central, estaba preocupado por la liquidez. Ahora, con una devaluación del peso del 60% consumada, el propio Presidente ensayó el jueves en la Bolsa una autocrítica al gradualismo, un proceso que para cumplir con las metas fiscales acordadas con el Fondo, parece haber llegado a su fin.

Previo a la cena con Macri, Lagarde se reunió con el titular del Banco Central, Luis Caputo, y con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Previo a la cena con Macri, Lagarde se reunió con el titular del Banco Central, Luis Caputo, y con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

“Tal vez por las limitaciones políticas o una visión equivocada nuestra de querer bajar muy gradualmente el gasto público pero rápidamente la inflación, ante la primer tormenta nos encontramos vulnerables", reflexionó Macri mientras lo escuchaba Adelmo Gabbi.

Macri le devolvió gentilezas -vía Instagram- insistió en que el FMI “no es el cuco” y que quiere ayudar. Sus palabras no evitaron las masivas movilizaciones de la Izquierda y organizaciones sociales para repudiar a la titular del Fondo, que volvieron intransitable el centro. En el Gabinete está extendida la impresión de que el organismo “necesita un gol” para mostrarle al mundo, después de experiencias de rescate fallidas en otros países.

Este sábado Lagarde participará del encuentro del G-20 que reunirá a los ministros de Economía y presidentes de bancos centrales de los países del grupo y que se verán en el Centro de Exposiciones. Allí, por la mañana, brindará una conferencia de prensa conjunta con Dujovne y podría confirmar la apertura de una oficina en el país. El Presidente podría sumarse al cierre, el domingo, pero su presencia no está confirmada.

CLARÍN





Contenido Relacionado