Inicio

Internacionales



Diario Frontera, Frontera Digital,  PATRICIA AGUILAR, Internacionales, ,Patricia Aguilar tras ser rescatada en Perú - AFP,Alberto, el padre coraje que rescató a su hija de una secta
Patricia Aguilar tras ser rescatada en Perú - AFP

PERÚ

Alberto, el padre coraje que rescató a su hija de una secta

Alberto Aguilar se encuentra a la espera de conocer a su nieto



PERÚ

Alberto, el padre coraje que rescató a su hija de una secta

El 7 de enero de 2017 marcaba para siempre la vida de la familia de Patricia Aguilar. La joven de 18 años desaparecía de su casa de Elche con la excusa de acudir al cumpleaños de un amigo, pero nunca regresó. Al no poder localizarla y comprobar que se había llevado 6.000 euros, sus padres comenzaron a sospechar de que no se trataba únicamente de una huida voluntaria. Empezaron entonces una investigación hasta dar con indicios -conversaciones o textos- de que había sido captada por una secta. Aunque el proceso de manipulación llevaba en marcha meses, nunca se lo habrían imaginado. Poco a poco fueron atando cabos sobre determinadas actitudes, pero desde ese momento lo único importante era encontrarla. Iniciaron entonces unamovilización por la que en primer lugar acudieron a la Comisaría de la Policía Nacional de la localidad y al Juzgado de Instrucción número 1, aunque el caso no siguió adelante.

La mayoría de edad de Patricia complicaba las cosas.Recurrieron a las autoridades tanto españolas como peruanas, a ONGs y dieron visibilidad al caso, seguros de que efectivamente se trataba de una captación. Las campañas contribuyeron a recaudar fondos para seguir adelante con las investigaciones y permitieron a su padre Alberto viajar a Perú. Hasta allí se desplazó el pasado enero para evitar que las autoridades paralizaran el caso y conoció a otras familias que se encontraban en la misma situación. Al mismo tiempo, una prima de la joven trató de infiltrarse en las redes del líder de la secta, Félix Steven Manrique -el cual se hacía llamar Príncipe Gurdjieff- para conocer de cerca su forma de operar. Alberto volvió este pasado junio para ayudar a la Policía y presenciar el coletazo final de la liberación de su hija. Su principal objetivo queda cumplido. La joven fue hallada con un bebé de apenas un mes (suyo) y a cargo de otros cuatro menores. Se encontraba en condiciones «infrahumanas»con otras dos mujeres en una rudimentaria vivienda ubicada en una peligrosa zona controlada por el narcotráfico en medio de la selva (a unos 600 kilómetros de Lima).Los agentes detuvieron a Manrique, quien se dedicada a captar a jóvenes a través de redes sociales convenciéndolas de que estaba por llegar un apocalipsis y que tenía que repoblar con ellas la tierra. Así sucedió con Patricia en un momento especialmente vulnerable tras haber muerto su tío.

La joven está en un albergue

Según confirma la portavoz de la familia a ABC, la joven está en estos momentos con su hijo en un albergue de acogida que depende del Ministerio Público de Perú mientras es sometida a exámenes psicológicos y médicos bajo el programa de protección de víctimas, al que ha sido incorporada por orden de la Fiscalía. Su padre únicamente ha podido verla de lejos sin establecer contacto alguno con ella. Tampoco conoce por el momento a su nietoLa familia es consciente de que todavía mantiene un vínculo con el líder de la secta, por lo que no saben cuál será su primera reacción al verles. Aun así, reciben como buena noticia que quiera someterse a tratamiento. De hecho, han contactado con un psicólogo para que la atienda a su llegada a España, algo todavía por concretar.Desde SOS Desaparecidos -asociación que se ha implicado desde el inicio en la búsqueda- explican que Patricia está ilegal en aquel país, por lo que esperan que puedan expulsarla de allí, pero el hecho de que su bebé tenga la nacionalidad peruana «complica el tema, porque es mucho más difícil su salida». La organización estudia junto a la familia la mejor fórmula para traerla de regreso. Manrique está imputado por un presunto delito de trata de seres humanos, aunque se le podrían sumar otros cargos como explotación sexual y laboral y abandono de menores. La detención se ha ampliado otros siete días y, aunque estaba prevista para mañana su declaración ante el juez, ésta todavía puede tener que esperar. Las autoridades judiciales tomarán una decisión previsiblemente entre el día 12 y el 13 de este mes.

 




Contenido Relacionado