Inicio

Opinión



La Universidad Siempre

Carlos Febres Pobeda por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS, Opinión, ,Carlos Febres Pobeda por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Carlos G. Cárdenas




El 31 de diciembre cumpliría 102 de vida


 


  El doctor Febres Pobeda fue una figura que resaltó en el mundo político y universitario merideño. La política fue la primera actividad que desempeñó desde la adolescencia cuando consideró, junto con un grupo de jóvenes merideños para la década de los 40s, que era necesario la creación de un movimiento político que diera sustento al sistema democrático en los primeros respiros. Participó activamente en el partido regional del parrismo dirigido por el doctor Hugo Parra Pérez y luego siguió políticamente la talentosa personalidad  del doctor Rafael Caldera.


  Como universitario, fue destacado expositor en la cátedra de Derecho Internacional Privado,  dejó obra escrita y múltiples artículos de opinión en la prensa regional y nacional. Como profesor tuvo alto sentido de la responsabilidad del deber. En la hoja de servicio a la Universidad como profesor, no se registró una tardanza o una ausencia a su deber. Aspiró al rectorado de la ULA cuando aún el doctor Pedro Rincón Gutiérrez estada en la dirección de la institución; propuso un programa de gran contenido universitario y académico, sin ofertas irreales ni propuestas demagógicas. Un numeroso grupo de jóvenes profesores lo apoyamos con entusiasmo, pero el malabarismo y el clientelismo le cerró el paso a un hombre que hubiese ocupado dignamente la silla rectoral de Caracciolo Parra y Olmedo.  La Universidad perdió la oportunidad de un gran Rector.


  Su preocupación por la conservación del recurso natural renovable y el ambientalismo, le permitió la máxima jerarquía como ministro del área, desde donde impulsó una política conservacionista para la protección del medio ambiente.


  La primera magistratura del Estado Mérida en calidad de gobernador la ejerció con dignidad y decoro, promovió obras y proyectos de envergadura para la región, que algunos pudo concertar como la Corporación Regional de Los Andes –CORPOANDES- un organismo promotor para el desarrollo de la región.


  Con motivo de nuestras candidaturas rectorales que constituimos con el ingeniero William Lobo Quintero el año de 1992, la primera visita como candidatos fue al doctor Febres Pobeda y, recuerdo su expresión como consejo: “Si quieren ganar las elecciones, emulen al doctor Rincón y no pierden“.


  En la última etapa de su vida lo traté como cardiólogo. Las visitas al consultorio además de la atención médica, constituyó motivo de conversación de temas y anécdotas que confieso, fueron de aprendizaje en lo personal. En el lecho de enfermo lo visité el mismo día que falleció; en presencia de su hija Judith, me expresó: Cárdenas usted no es el mismo que conocí, usted cambió, usted ya no me quiere” Unas horas más tarde languidecía aquel hombre que  entregó todas sus energías y su aliento a estas tierras andinas.


  Carlos Febres Pobeda fue un líder del socialcristianismo merideño y una figura relevante del mundo político nacional. Acompañó al doctor Caldera desde los primeros escarceos como fundador de uno de los partidos fundamentales de la democracia venezolana. Fue un político auténtico, de convicciones y valores, sencillo y afable. Nunca se arrogó protagonismo exclusivo ni determinante en la política, pero nadie puede negar su relevante papel en la vida de la región. Ejerció la política con altura y nobleza. Su honestidad en la administración de los recursos públicos dejó una huella perenne de ejemplo para la acción política. Nunca se doblegó ante la lisonja ni la tentación. Puede considerarse como uno de los valores de la vida política venezolana.






Contenido Relacionado