Inicio

Opinión



Parvulario

“Amor es…” por Alirio Pérez Lo Presti

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,“Amor es…” por Alirio Pérez Lo Presti
Alirio Pérez Lo Presti



Twitter: @perezlopresti


 


En general, es difícil que en los asuntos propios de lo humano se pueda llegar a conclusiones definitivas. En aspectos como por ejemplo la dinámica amatoria, se suele evocar antiguas premisas, combinar posturas o fusionar puntos de vista. El permanente avance de las neurociencias sigue aportando aspectos que hasta hace poco tiempo nos eran desconocidos. 


El amor es “movilización sentimental positiva”. Esta movilización de sentimientos puede ser dirigida a un sinfín de entes. Para decirlo en términos psicodinámicos, sería “movilización sentimental positiva dirigida a un objeto”. El “objeto” amado puede ser cualquier “cosa”: Un sombrero, una zapatilla, una corbata, un automóvil, un libro, el equipo de fútbol, un líder político, la madre, los hijos, la pareja, la mascota o la patria.


De ahí que surjan muchas formas de abordar el asunto, porque si nos apegamos a los postulados freudianos, por ejemplo, el amor siempre es un amor sexualizado. Un sombrero o una zapatilla poseen el potencial erótico de contención equivalente a un recipiente o el correspondiente a la genitalidad femenina. Una corbata o un automóvil nos remiten al carácter fálico propio de la masculinidad. Desde el psicoanálisis, Freud señala que el objeto amado es un objeto siempre erotizado. Partiendo de estas premisas se establece la base de la cual deriva una manera de asumir el asunto que condiciona el debate, porque al erotizar cualquier dimensión propia de lo amatorio, el discurso de alguna manera se reduce.


Desde los postulados psicoanalíticos hasta el presente, se han esgrimido una serie de argumentos en relación al tema que van desde el apego a la idea de erotización del objeto amado hasta la no aceptación de la “sexualización” de lo amatorio como contraparte antagónica.


Lo amatorio es un espectro en donde dependiendo del tipo de vínculo y el objeto amado, el elemento sexual estará o no presente en diversos grados. El arraigado amor a las mascotas, desde los peces y los reptiles hasta los perros, es prueba de grandes vínculos afectivos. El tradicional concepto de “amor a la patria”, que puede ser inentendible por muchos, conlleva a la nostalgia, el apego y hasta dar la vida si es necesario por su carácter generalmente de temple pasional. No es casual que en las letras de las canciones populares, patria y madre sean asumidas como sinónimos.


La cultura en todos sus ámbitos refleja las más contundentes y emblemáticas caras de las relaciones amorosas. Desde la música hasta el teatro. Desde las telenovelas hasta las grandes obras literarias.






Contenido Relacionado