Inicio

Internacionales



El escándalo de corrupción de la justicia peruana alcanza al fiscal general recién elegido

Diario Frontera, Frontera Digital,  JUSTICIA EN PERÚ, Internacionales, ,El escándalo de corrupción de la justicia 
peruana alcanza al fiscal general recién elegido
La red de corrupción ha sido expuesta por la prensa de Lima,


Un nuevo audio entre el nuevo jefe del Ministerio Público y un juez del Supremo implicado en la trama profundiza la crisis

El nuevo ministro de Justicia de Perú, el congresista Vicente Zeballos, asumió su cargo este sábado en reemplazo de Salvador Heresi, quien dimitió la semana pasada tras la divulgación del audio de una conversación suya con el juez del Supremo César Hinostroza, uno de los principales protagonistas de la trama de corrupción que azota al sistema de justicia peruano, y que ha alcanzado también al nuevo fiscal de la Nación, Gonzalo Chavarry.

La red de corrupción que incluye a jueces supremos, jueces superiores, fiscales, miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), empresarios y políticos, entre otros, ha sido expuesta por la prensa de Lima, que está difundiendo escuchas telefónicas legales realizadas por la Policía a pedido de una fiscal y un juez que investigaban a poderosas bandas de narcotraficantes en el puerto del Callao. El escándalo se ha cobrado, además del ministro de Justicia, al jefe del Poder Judicial.

Las primeras interceptaciones telefónicas tenían como objetivo los abogados de los cabecillas del narco detenidos en el Callao, pero cuando en los diálogos aparecieron jueces y trabajadores del sistema de justicia, la policía antidrogas denominó a la operación ‘Cuellos blancos’. Dentro de la red negociaban sobornos, nombramientos o destituciones de magistrados y fiscales, y trafican con influencias a cambio de beneficios personales como viajes, entradas al Mundial de fútbol o puestos laborales para sus familiares o personas de confianza.

En una conversación difundida la noche del jueves, el ahora suspendido juez Hinostroza pide al nuevo fiscal de la Nación, Gonzalo Chavarry, que le ayude a conseguir las resoluciones que archivaban investigaciones en su contra. Los dos se tratan con confianza, con los vocativos “hermano” o “hermanito”. Coordinaban el retiro de un miembro de la Academia Nacional de la Magistratura (ANM) que les incomodaba. La ANM es un centro de capacitación de jueces y fiscales.

 En otra de las revelaciones, Hinostroza evalúa la absolución o la reducción de pena de un violador de una menor de edad. En otro, coordina con un interlocutor no identificado una reunión con “la señora K de la fuerza número uno”, que se entiende es la excandidata presidencial Keiko Fujimori, lideresa del opositor Fuerza Popular. La Sala Suprema Penal de la que ha sido vocal dicho juez, debía decidir la revisión de una investigación a Fujimori por lavado de activos durante la campaña electoral de 2016. Además, también orienta a una persona que le pide ayuda en un caso de destitución visto por el Jurado Nacional de Elecciones (el máximo tribunal electoral).

En los audios, también son mencionados otros políticos de Fuerza Popular como el congresista Héctor Becerril, quien pidió a un miembro del Consejo Nacional de la Magistratura que vote por el candidato apadrinado por su partido, y la expresidenta del Congreso, la fujimorista Luz Salgado. Otros empresarios ligados al Partido Aprista, de Alan García, y de Fuerza Popular, también participan en varias conversaciones sobre intercambio de favores y tráfico de influencias.

La tarde del viernes, un juzgado ordenó la prisión preventiva por 18 meses del juez superior de la Corte del Callao, Walter Ríos, otro protagonista frecuente de los audios.

Dificultades para la reforma de justicia

El nuevo ministro de Justicia pertenece al partido oficial, Peruanos por el Kambio (PPK) pero renunció a la bancada en el Legislativo, luego de que en diciembre el expresidente Pedro Pablo Kuczynski concediera un indulto al expresidente Alberto Fujimori.

Zevallos tiene ante sí un escenario difícil para concretar una reforma judicial, exigida por decenas de miles de personas en las protestas del pasado viernes en el país. El Congreso, de mayoría fujimorista, tenía reparos para destituir a los miembros –titulares y suplentes– del Consejo Nacional de la Magistratura, como lo solicitó el presidente Vizcarra, y la noche del viernes aprobó solo la remoción de los consejeros titulares. Por otro lado, con la difusión de nuevos audios, se incrementan las menciones a políticos fujimoristas por parte de los operadores de la trama de corrupción.

Por otro lado, el presidente del Poder Judicial renunció el jueves, ante la crisis, y están pendientes la elección de un nuevo magistrado para el cargo y la definición de qué hacer luego de haber declarado el sector en emergencia por 90 días.

Tras la difusión de los últimos audios, que afectan al fiscal Chavarry, anunció el jueves: “voy a investigar la filtración de los audios”, amenazando a los periodistas intimidados la semana anterior, cuando el Congreso y un par de fiscales exigieron a los periodistas entregar todos los audios y revelar sus fuentes.

Chavarry fue secretario general de la fiscal de la Nación, Blanca Nélida Colán, a fines de los años 90, cuando la institución era manejada por el Servicio de Inteligencia Nacional que dirigía Vladimiro Montesinos, el jefe de facto de las fuerzas armadas y asesor del entonces presidente Alberto Fujimori.

Nada más tomar juramento, el nuevo jefe del Ministerio Público ha destituido al fiscal que coordinaba las interceptaciones telefónicas pedidas por los jueces, para colocar a una persona de su confianza, informó hoy, sábado, diario La República.

Horas después de la revelación del diálogo entre Chavarry e Hinostroza, políticos y analistas pedían que no asumiera el cargo, para que no ponga en peligro las investigaciones futuras; mientras que los congresistas fujimoristas y el propio fiscal aseguraban que no había nada ilegal en la conversación

“El peor auspicio que puede tener Chavarry es el aplauso unánime del fujimorismo que lo ve como un salvador -para sus investigaciones-, y el ser enemigo de la transparencia. El no haber tenido la delicadeza de aceptar la sugerencia del presidente (Vizcarra) de suspender su investidura el viernes, lo pinta de cuerpo entero”, dijo el congresista oficialista Juan Sheput a EL PAÍS este sábado.

“Será un escollo para la reforma judicial por su cercanía y al amistad al grupo de investigables. Sin embargo, tenemos confianza en avanzar porque a diferencia de los años 90 en que la corrupción del sistema de justicia emanaba de la cabeza, del propio presidente Fujimori, hoy está focalizada en los miembros inferiores”, comentó Sheput. EL PAÍS





Contenido Relacionado