Inicio

Opinión



Parvulario

Lo indomable y el diablo por Alirio Pérez lo Presti

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Lo indomable y el diablo por Alirio Pérez lo Presti
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI



Twitter: @perezlopresti


 


¿Por qué el diablo quiere el alma de Florentino?


Durante años, “por razones de trabajo”, estuve residenciado en algunos pueblos del llano venezolano, desde Abejales y El Cantón hasta San Fernando de Apure. Eso me permitió conocer una región, donde la apasionante dupla hombre-tierra crea una cosmovisión que determina una manera singular de conducirse. Fueron muchas las vivencias, como andar pescando en ríos de la zona durante días o haber trabajado con comunidades indígenas del Bajo Apure, cuyos niveles de pobreza eran aterradores.


Florentino y el diablo es el proverbial poema del escritor y político venezolano Alberto Arvelo Torrealba, cuya primera versión es de 1940 y fue ampliada y modificada por el mismo autor. La obra se ha representado en forma de pieza musical, habiendo sido adaptada al cine, teatro y televisión. Es uno de esos textos icónicos que está destinado a la inmortalidad.


Florentino es retado por Satanás a un duelo de versos y logra triunfar. La trama mantiene la estructura tradicional, en la cual, a través de la historia de la civilización se plantea que el alma de un hombre con virtudes excepcionales es deseada por el demonio.


Por encima de todo, el diablo siente respeto por Florentino, de lo contrario no querría su alma. El contrapunteo comienza de la siguiente forma: “Catire quita pesares contésteme esta pregunta: ¿Cuál es el gallo que siempre lleva ventaja en la lucha y aunque le den en el pico tiene picada segura?” El solo hecho de llamarlo “catire” (venezolanismo) denota seriedad y admiración.


Entonces ¿Por qué el diablo quiere el alma de Florentino? Ese es el punto y el maléfico lo dice claro: “…lo que se perdió no importa si está de pies el vencío. Porque el orgullo indomable vale más que el bien perdío”. Florentino representa al héroe venezolano por antonomasia. El que es capaz de vencer al rey de los infiernos y “reírse de la gracia”. Para el diablo, su alma está por encima de cualquier otra porque no hay forma de doblegarlo. No puede convenir con él porque es la representación inusual y extraordinaria de un ser que se destaca de los demás por permanecer incólume aunque luzca derrotado. Es la gran figura criolla por la cual nos embelesamos y sentimos admiración. Su carácter siempre fascinante se encuentra enclavado en nuestro inconsciente colectivo.






Contenido Relacionado