Inicio

Opinión



Parvulario

Situaciones extremas por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Situaciones extremas por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PEREZ LO PRESTI



Twitter: @perezlopresti)


 


Como Profesor de la Universidad de Los Andes, he participado en la formación académica y personal de infinidad de jóvenes venezolanos. Esto ha sido parte de mi vida, es un asunto vocacional y posee un peso valorativo. La docencia es una de las cosas más importantes que he hecho, porque hay un permanente sentido de trascendencia en el acto educativo.


Miles de egresados de la Universidad donde he hecho vida, se encuentran desparramados por el mundo. Mesoneros en Argentina, vendedores de colchonetas en tiendas por departamento en Ecuador, vigilantes nocturnos en Chile, aseadores en Colombia, vendedores ambulantes en Perú. Los más diversos oficios son realizados por egresados de la Universidad de Los Andes: Jóvenes con infinito talento, tanto profesional, como por su elevada calidad humana.


En estas horas de tensión, desearía que quienes tienen el poder en Venezuela pensasen si vale la pena destruir tanto talento y fulminar las esperanzas de varias generaciones por mantener el control político y económico del país.  ¿De verdad les hace felices amasar tanto poder y generar tanto dolor?


No puedo sino sentir una infinita impotencia y una lastimosa sensación de que hemos literalmente formado parte de una nación  que ha sido sometida a situaciones extremas, alardeando apego a una ideología que ha conducido a la ruina y a la desgracia colectiva.


Ojalá sea este el momento en el cual se inicie un proceso de transformación profunda y haya un cambio de gobierno en un país de gente buena dominado por las más exóticas maneras de vileza que se pudiese imaginar. De esta etapa queda la expectante esperanza de que se pudiera materializar algo productivo y por fin, la desesperanza desaparezca del horizonte.


De no ser un proceso rápido, pasaríamos a una especie de calvario agotador en donde el fin último de los mejores venezolanos será vivir fuera de Venezuela.


Escribo estas líneas pensando en tanta gente que conozco y cómo lo están pasando. No se merecen el sufrimiento que llevan a cuestas. ¡Que se impusiese definitivamente lo civilizatorio sobre la barbarie ideológica es lo que desea la gente de bien! Lo contrario es fanatismo y autodestrucción. Mis mejores votos porque triunfe la vida.






Contenido Relacionado