Inicio

Opinión



Razones y pasiones

Colapso por Eleazar Ontiveros P.

Diario Frontera, Frontera Digital,  ELEAZAR ONTIVEROS PAOLINI, Opinión, ,Colapso por Eleazar Ontiveros P.
Eleazar Ontiveros



De manera general y en el sentido más amplio, hablamos de colapso para calificar como tal a la disminución brusca  de alguna tarea o actividad  e incluso de su paralización total. Quiere decir, y así se debe entender, que cuando  algo colapsa estamos en presencia de una situación compleja que resulta difícil de reorganizar y con base a ello, de alcanzar  de nuevo su adecuado funcionamiento. Se sobreentiende que el fenómeno del colapso es en gravedad directamente proporcional a la complejidad de la actividad o institución que lo sufre. En este último rango está la Universidad, cuyo entramado como organización, sustentada en una urdimbre enorme de relaciones y procedimientos, hace que su recuperación sea una tarea titánica, máxime por el hecho de que por sí sola, es decir, por no ser autárquica, sin la participación de factores externos como es el caso de Estado, le será casi  imposible  a mediano plazo, aunque cambie el  régimen, su recuperación.

Desde hace tiempo los gremios universitarios han venido sosteniendo que la universidad está colapsada y ahora, para hacer más creíble el fenómeno, lo decreta el Consejo Universitario, tomado como elemento definitorio primordial la diáspora masiva de profesores, que como tal podría llegar, es la estimación, a un 40%  en el mes de septiembre. También migran estudiantes incluyendo algunos que están por graduarse pues no pueden vivir con lo que le envían sus padres. Igual empleados, muchos de ellos vitales en el manejo de la administración. Lo del profesorado es muy grave, pues además de dejar un vacío que no se puede llenar con facilidad,  como la mayoría de los que la abandonan son personas jóvenes, deja a la institución sin una sólida generación de relevo.

Si no se produce un ajuste satisfactorio de los salarios, que más parecen  propinas (Decana de Derecho dixit) y  que al gobierno le importa un bledo, nuestra bella y querida casa de estudios, expresión relevante de la vida republicana y de la formación de hombres no encadenados  a dogmas  irrefutables, la consunción será inevitable, con lo cual los que muestran el librito de la Constitución como fundamento de la revolución, definen  su hipocresía, pues esta establece claramente en su Art. 91 que “Todo trabajador tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad.…”.  Es tal el deseo gubernamental de ver a la universidad disminuida para convertirla en apéndice de  sus escabrosos designios, que Maduro ha dicho enfáticamente: “hay que eliminar carreras que no le sirven al destino de la patria (¿…?”). Se trata de que desaparezcan todos los espacios en que se manejan con intensidad las abstracciones, fundamento sustancial del intelecto. Claro que los deseos de deterioro encuentran significación objetiva en el presupuesto, que por desgracia lo deciden quienes forman parte de la comparsa hegemónica y totalitaria. El calculado, por ejemplo, por la ULA para cuatro meses, solo alcanzó para dos.

Debemos, entonces, reconocer, aplaudir y admirar a los profesores que a pesar de las limitaciones siguen enamorados de su trabajo y dedicados a su apostolado, sobresaliendo los que mantienen los postgrados, expresión sobresaliente de la excelencia institucional. Concluyamos  con E. Godín, quien nos dice: “El sentimiento colma las lagunas de la ignorancia”





Contenido Relacionado