Inicio

Opinión



Parvulario

Muchos hombres en un solo nombre (2) por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Muchos hombres en un solo nombre (2) por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI


@perezlopresti

Para poder vincularse con un par, se requiere por una parte pasar por una especie de filtro para poder ser aceptado y categorizado, pero por otro lado es imprescindible que la máscara con la cual nos presentamos, tenga un halo de impenetrabilidad que genere respeto.


Con los grandes talentos se da un vínculo afectivo y extraordinario en donde necesariamente la envidia hace su aparición en algunos, siendo ineludible minimizar la grandeza de la persona admirable. El hombre público será criticado públicamente y esa crítica se hace desde la minusvalía del apocado. Adler, discípulo de Freud, sostiene que el complejo de inferioridad es el motor de la historia. Con la minusvalía tenemos que lidiar, ya sea en aras de superarnos o para descalificar a lo que se halla por encima de nosotros.


En el infinito juego de máscaras con el cual los seres humanos construimos la convivencia, pocos hombres llegan a tener esta capacidad de ser talentosos en más de una dimensión, lo cual genera mucha dificultad cuando desde la medianía se trata de minimizar a la persona. Ser bueno en algo específico genera contrariedad en algunas almas. Ser bueno para varias cosas tiende a ser una descalificación potencial para quien lleva la mediocridad a cuestas. Recuerdo a un antiguo conocido, hoy en día caído en desgracia, que sufría cada vez que se enteraba del enorme potencial que tenía alguien de su entorno. Colapsaba con la grandeza ajena y se ponía verde con cierta facilidad.

En una trampa retórica que asumo como elemento para poner en su sitio a los otros, creo que hay dos tipos de personas: Las que les rinde la vida y las que no les rinde. Le rinde la vida a quien desde sus limitaciones logra tener resultados positivos en las cosas que se propone como metas y no le rinde la vida a quien el balance de su existencia hay más elementos de carácter negativo que logros como tal.  Haciendo un regreso necesario a las bases de la civilización, siempre nos reencontramos con Platón. Platón fue soldado y crea la academia, lo cual habla de una condición humana infinitesimalmente improbable. Hace de lo filosófico el alma de occidente y trata de conquistar los aspectos posibles de lo humano. En su afán de ser político falla, no una sino dos veces y por poco pierde la vida. Tratar de llegar a un entendimiento con el Tirano de Siracusa de su tiempo fue un acto acrobático de audacia que nos recuerda que la isla de Sicilia es más importante en nuestras vidas de lo que pensamos, lo cual, viniendo de un siciliano es rematadamente 







Contenido Relacionado