Inicio

Opinión



Parvulario

Los fanatismos por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Los fanatismos por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI


@aperezlopresti

Enfrentarse a los fanatismos es quizá el mayor reto que se le puede plantear a una sociedad sensata, pues la imposibilidad de negociar es consustancial al hecho de ser básico y no entender que la vida es “policromática”; que entre el negro y el blanco existen infinidad de matices. Lastimosamente la exaltación corre a la par de cualquier tendencia inteligente que se desee fortalecer. El fanatismo representa una carencia intelectual y por supuesto afectiva, que termina por rellenar los vacíos de quien desde temprana edad no tuvo la posibilidad de contar con un poco de estabilidad en lo que respecta a su mundo interior.


Los seres humanos necesitamos aferrarnos a un mínimo sistema de normas, de creencias, de valores. Cuando esto no ocurre, la frágil condición psicológica se ve vapuleada por las circunstancias y a efectos de mantener un equilibrio interior, podemos engancharnos a cualquier cosa. Lo peor que puede pasar es agarrarse fanáticamente” a una forma de concebir la vida que nos dé estructura y simiente las bases de lo que somos.


Con ingenuidad fue celebrado el fin de las utopías a finales del siglo pasado. Como si la eliminación de algo no habría de dejar un vacío que sería llenado por otras formas de visualizar la existencia. Es así como estamos viendo en pleno siglo XXI la paradójica presencia de las formas más inimaginables de avances de tecnológicos a la par de las prácticas y costumbres más primitivas que haya podido cultivar la humanidad. Desde formas rebuscadas de culto religioso de carácter arcaico hasta las prácticas políticas más contrarias a elementales principios democráticos. Desde el desmembramiento de Estados completos a través del secesionismo hasta la veneración a figuras “antivalorativas” e incluso inexistentes. Esa es la contemporaneidad con la cual nos ha tocado lidiar.


La información que recibimos a través de lo noticioso, así como el poder tener acceso al conocimiento con mayores facilidades, hacen que el mismo se encuentre más cerca que nunca del ciudadano común, lo cual hace posible que muchos traten de notificarse y formarse por distintas vías, generando matrices de opinión y contra opinión que provocan que lo crítico y antagónico exista, permitiendo crear rendijas que admitan mostrar un carácter disidente frente a las circunstancias.






Contenido Relacionado