Inicio

Opinión



Neocolonialismo Socialista por Isaías A. Márquez Díaz

Diario Frontera, Frontera Digital,  Isaías A. Márquez Díaz, Opinión, ,Neocolonialismo Socialista por Isaías A. Márquez Díaz
Isaías A. Márquez Díaz


 Mal podríamos ignorar que Venezuela está siendo sojuzgada mediante una privación colectivizada. El régimen procuró y/o propició, sigilosamente, desmontar toda institucionalidad; además de intervenir la economía, logró pervertir a la sociedad e indujeron al país hacia una forma de campo de concentración a fin de consumar crímemes de LESA HUMANIDAD, que, tras AUSCHWITZ creíamos una etapa superada. Nos alienaron con miras a fin de que sean ellos, los usurpadores, quienes dispondrían, inapelablemente, cuándo y cómo satisfacer nuestras necesidades; incluso, hasta las de aseo e higiene personal, así como las de alimentación.

Las instituciones públicas fueron militarizadas y todo recurso humano, sin excepción, trocaado, bajo chantaje y dádiva, en ficha del socialismo/comunismo. Trabajadores por serviles y gente capaz por obedientes y sumisos. Los trapos rojos y las marchas oficialistas, y no la meriticracia, dominaron como norma para optar  a cargos de cierta  sensatez. Se entronizó la ineptitud.

La diferenciación y/o separación de poderes públicos fue deshecha y convertida en celada poderosa, ineficaz y retardatoria a merced de los caprichos y antojos del régimen (gobernabilidad arbitraria y mediatizada).

Se tomaron todos los medios de producción mediante incaitaciones, las cuales, eran robos programados a priori, ya que nunca indemnizaron a los afectados. En función del Estado omnipoderoso se adueñaron de cuanto desearon, bajo coartada de que ellos “sí producirían para el pueblo”. Y, resultados, hoy por hoy, no aportan un cebo. Pero, quedó la opción de cajitas CLAP más los bonos e incrementos salariales hambreadores, y una hiperinflación récord a escala mundial, equivalente a un 1700000 %/ dic 2018, según  AN.

Se trata de una rémora y/o lastre, que, por apatía decidimos llevar a cuestas ya que a través de favorcitos y dádivas hicieron sentirnos honrados y vencedores, cuando era, en realidad, un proceso de sometimiento a servidumbre.

Ante la opción surgida, válidamente, sobre una transición democrática, a cargo del presidente interino, diputado Juan Guaidó, el régimen mediante inhabilitaciones, represión, fallos amañados y cuanta defensa se le ocurra, pretende forjarnos recelo y desesaliento que le retornarán en  bumerán.





Contenido Relacionado