Inicio

Opinión



P R E V I O

“Alumbrón”: nuevo ídolo público por Antonio José Monagas

Diario Frontera, Frontera Digital,  ANTONIO JOSE MONAGAS, Opinión, ,“Alumbrón”: nuevo ídolo público por Antonio José Monagas
ANTONIO JOSÉ MONAGAS



Las desgracias administradas por los religiosos y devotos del devastador socialismo, convirtiendo a Venezuela en la paradoja del desarrollo y en la negación del crecimiento, lograron sus macabros objetivos. Hasta los más correligionarios gobierneros, reconocen tan fatídica hazaña. Sobre todo, porque de sus consecuencias no ha escapado nadie. Los problemas que en los más recientes tiempos se han desatado, no son fortuitos. Fueron instados, primeramente, como parte del ideario impuesto de la mano del tremebundo jefe intergaláctico de quien no debe decirse nada pues sus rabiosos seguidores prohibieron comentarios públicos de su contravenida obra.


Posteriormente, con el advenimiento de quien se dio a la tarea de rematar el saboteo emprendido desde el poder nacional, sucedió algo así como se dice popularmente ya que fue “la gota que rebasó el vaso”. Y fue que el primero no escogió mejor candidato que iba a suplantarlo. No sólo por la pecaminosa ignorancia que en materia de ciencias de gobierno le adornaban. Más cuando en la actualidad, luce cual corona de púas rojas. Esto, por la ironía, apocamiento y soberbia con la cual exhibe su capacidad de visión de las realidades.


Es inconcebible e inaudito, que el personaje de marras insista en mentir sobre algo tan obvio respecto del hecho de reconocer los problemas que derivan de cualquier mecanismo abandonado a la suerte de los escarmientos del tiempo. De manera que luego de veinte años de escamotearse implacablemente los beneficios de un sistema de generación y transmisión de electricidad, cuya antigüedad remonta casi cinco décadas de continuo funcionamiento, el régimen opresor, y ahora usurpador, haya sido tan indolente y negligente como para desentenderse de la responsabilidad de propiciar el debido mantenimiento de tan importante sistema de potencia de cuyo funcionamiento depende buena parte de la vida económica y social del país. Es como fumarse un taco de dinamita, creyéndolo un habano. Pero así fue.


Además, insuflado por la impunidad que ha animado al régimen a consentir la corrupción como fuente de la estabilidad política perseguida. Sin importar los desastres que tanta sustracción de recursos, bajo el ojo permisivo y cómplice de actores militares, causó y sigue generando. Al extremo que ya no es sólo la falta de electricidad para mantener con vida la funcionalidad nacional. También es el problema del inoperante servicio de agua, de telefonía, de gas doméstico, de medicamentos, alimentos. Pero sobre todo, de convivencia ciudadana. Hoy, frente a la ceguera del régimen, cualquiera hace lo que le viene en gana. Así que la avidez por enriquecerse a costa del sufrimiento del otro, determina la barbarie que convirtió a Venezuela en un terreno a la deriva. Donde impera la ley del más fuerte o del más envalentonado rojizo por aquello de que “la ley soy yo”. O porque una pistola al cinto, o dentro de la mochila tricolor, hace a cualquiera “guapo y apoyado”.


Así que en medio de las carencias e insipiencias que hacen de Venezuela una calamidad, además sumergida en el atraso, la inventiva del régimen ha llevado a que la vida nacional se vea tal como se disfruta morbosamente la lectura de un comics. Sólo que en estas historietas mal figuradas, surge un personaje tan oportuno como acertado: Alumbrón. Este héroe, es frontal enemigo de “Apagón”.


De ahí que siempre es bienvenido cuando las circunstancias o contingencias, o las manos peludas de quienes operan los tableros analógicos del sistema interconectado nacional, así lo determinen. Desde luego, siguiendo órdenes manchadas de sangre. Más aún, a desdén de las desgracias que tan cuestionadas e injustificadas fallas, ocasionan a todo nivel, lugar y momento. De ahí, la conveniencia de la laudable intervención de este considerado héroe, cuasi real, en medio de este aberrante caos llamado Venezuela “socialista”. Ahora Venezuela tiene en “Alumbrón”: nuevo ídolo público.






Contenido Relacionado