Inicio

Opinión



Amor de pareja por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Amor de pareja por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO P. LO PRESTI


Twitter: @aperezlopresti

Dedicado a mi esposa Denice Fernández


El destacado Bertrand Russell, quien señala que “…el amor es buscado, en primer lugar, porque procura éxtasis, alivia la soledad y evita que la conciencia del hombre se estremezca por el abismo frío e insondable, carente de vida.” Viniendo de un hombre que se casó varias veces en su vida y tuvo reputación de mujeriego (al punto que se conocieron sus amoríos con esposas de colegas y de importantes políticos, así como numerosas jovencitas deslumbradas por sus dotes intelectuales, entre otros atributos), le dieron un perfil terrible y cínico en lo que respecta al “amor de pareja”. Esta percepción fatalista, efímera y utilitaria de las vinculaciones interpersonales ha marcado a un sinfín de personas.


Otro autor que ha hecho un aporte extraordinario en lo que se refiere al tema, es José Ortega y Gasset, quien entre otros méritos está el de haber sido un articulista extraordinario a lo largo de toda su vida, tanto que el grueso de su obra son escritos periodísticos o ensayos breves. Ortega ha tenido una gran influencia en el pensamiento hispanoamericano y con el tiempo su obra se ha venido agigantando. Estudios sobre el amor es un texto de su autoría cuya lectura me atrevo a recomendar a todo el que se interese en este apasionante tema, con un nivel sobrio, sencillo y elevado. Son ensayos amables, que le dan forma a múltiples ideas que giran sobre la pareja, tanto ayer como hoy.


En lo personal pienso que existen algunos elementos (entre otros) que permiten que un par fluya con armonía: 


1) Pareja es “afecto sexual”. Si no funciona como tal, no es pareja o deja de serlo. 2) La palabra “crisis” proviene del verbo griego kríno, que significa “separar”, “limpiar”. Etimológicamente la “crisis” es el momento “crítico” en que se separa lo puro y lo limpio de lo impuro y lo sucio. Se utilizaba para designar el proceso de limpieza del trigo y otros cereales. De ahí que la dupla sólida es aquella que sigue cultivando el amor, a medida que pasa el tiempo y enfrentando las vicisitudes propias de la vida. Sólo existen parejas fuertes cuando sobreviven a los acaecimientos.3) La idea de pareja como “movilización sentimental positiva” induce a que se mantenga vivo el deseo de que no se pierdan las bases que la sustentan. 4) La ridícula idea de que la gente se casa “para ser feliz” es un plomo en el ala de toda relación que se desee cultivar. Lo que llamamos “felicidad” no depende de otro. 5) Hay gente que no puede (ni debe) vivir en pareja porque su naturaleza no se lo permite. La aceptación de ciertas condiciones, como el sobreponer “en ocasiones” los intereses del ser amado por encima de los nuestros es uno de los puntos cardinales que someten a prueba esta incomparable forma de amor.






Contenido Relacionado