Inicio

Tecnología



Google y la sentencia por caso Android

Diario Frontera, Frontera Digital,  GOOGLE, Tecnología, ,Google y la sentencia por caso Android
Nada menos que 4.300 millones de euros de sanción por el denominado caso Android.


En 2016 se develó que el sistema Android generó a Google ingresos de 31.000 millones de dólares y beneficios de 22.000 millones de dólares

Alto revuelo se ha generado por la multa histórica que aplicó recientemente la Comisión Europea a Google, acusándola de violación de las leyes antimonopolio. 


Nada menos que 4.300 millones de euros de sanción por el denominado caso Android. 

Este monto equivale al 4,5% de la facturación global del gigante tecnológico. 

Pero no es la primera vez que Bruselas le da un "soberano jalón de orejas" a Google; en junio de 2017 determinó otra multa de 2.424 millones de euros a la empresa por abusar de su posición de dominio para trabar la competencia en el mercado de búsquedas por internet y por favorecer en su buscador a 'Google Shopping', su servicio de comparación de precios. 

Ahora bien, ¿en qué consiste realmente la nueva infracción de Google y cómo puede afectar esta multa a los usuarios? Explica elmundo.es que Europa basa su acusación en tres condiciones que considera "ha impuesto Google a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes" para asegurarse el tráfico. 

Estas serían: obligar a los fabricantes a instalar Google Chrome y la barra de búsquedas de Google; que los fabricantes no instalen ajustes o aplicaciones que dirijan a un motor de búsqueda de la competencia y realizar pagos a determinados fabricantes y operadores a cambio de que presintalen exclusivamente Google Search. 

¿Y los usuarios de Android? Con esa penalización a Google quien se verá especialmente favorecido es el usuario, no tanto por el impacto en el sistema operativo Android, que seguirá igual, sino por la posibilidad de disponer ahora de mayores opciones de búsqueda y libertad para retirar aplicaciones del móvil que no le gustan, explica el director de Análisis de la consultora IDC Research España, José Antonio Cano. Google "no puede obligar a los fabricantes de móviles a usar sus servicios de forma unidireccional, ni exigir la instalación de sus aplicaciones prefijadas que no se puedan desinstalarse, añade el experto para El Mundo de España. 

Por el contrario, el profesor del IE Business School y experto digital Enrique Dans se pregunta en su blog ¿dónde está el daño por parte de Google?, y explica que los usuarios sin duda están contentos con Android y lo adoptan hasta el punto de convertirlo en líder absoluto del mercado europeo y mundial. 

Los desarrolladores tienen una plataforma sobre la que ofrecer sus aplicaciones y más de dos millones de ellos trabajan en Europa sistemáticamente sobre ella, continúa Dans. 

Añade que los fabricantes trabajan con un acuerdo con Google cuyas cláusulas pueden ignorar, y si deciden cumplirlas es porque suponen en general ventajas para aproximarse al mercado. 

A la pregunta de si la multa a Google supone "matar a la gallina de los huevos de oro" en temas de innovación en Europa, el responsable de IDC contesta con un no rotundo. 

Al contrario, continúa, tras explicar que dicha acción podría convertirse "en un aliciente" para redefinir el marco de relaciones de la tecnológica con el resto de proveedores de móviles, como ocurrió con la multa también histórica contra Microsoft hace más de una década por exigir la instalación de Explorer junto a su sistema operativo Windows. 

Es una buena noticia que los fabricantes de móviles con sistema operativo Android puedan decidir a partir de ahora si llevan el navegador de Google u otro, añade.

Lo que viene Google deberá cumplir las normas europeas si no quiere enfrentarse a más sanciones por lo que tendrá que dejar de "obligar" a los fabricantes de dispositivos a que instalen Google Search y Google Chrome. 

De esta manera dejará la puerta abierta a que estos establezcan por defecto otros navegadores como el Edge de Microsoft o que solo ofrezcan a los usuarios el suyo propio (Samsung o Xiaomi tienen uno pero hasta ahora ha tenido que convivir con Chrome). 

Los fabricantes también podrían comenzar a implantar versiones modificadas de Android como FireOS. 

Pese a todo, hay que recordar que las marcas podrán seguir preinstalando Google Search y Google Chrome si así lo desean. ¿Fin de Android gratuito? En la respuesta que dio a través de un comunicado a Bruselas, Sundar Pichaia, CEO de Google, señaló que que si no se pudieran incluir estas herramientas se "perturbaría el equilibrio del ecosistema de Android" que ha permitido "evitar el cargo de costes a los fabricantes de teléfonos". AFP




Contenido Relacionado