Inicio

Opinión



La Universidad Siempre

Hospital, escuela y templo por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS, Opinión, ,Hospital, escuela y templo por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Carlos Guillermo Cärdenas


Las puertas del hospital están abiertas a los enfermos, las puertas de la escuela al alumno, las puertas del templo a los feligreses y creyentes. Tres instituciones invulnerables. EL hospital para curar, la escuela para aprender y el templo para orar.

La salud es un don de la providencia inconmensurable, parte esencial del ciclo vital humano. La salud como el agua, su valor se minimiza. Sólo al perderse se toma plena conciencia del valor. Sin salud la vida está deteriorada, fracturada, y en minusvalía. Fomentar la salud en estos tiempos, es otorgarle relevancia a la vida.

La escuela, el lugar donde el niño aprende a formarse, donde se moldea y se forma al hombre, es también el sitio para aprender a conferirle valor a la vida. La escuela es esencial en el desarrollo y crecimiento del hombre.

El templo es la institución que complementa las anteriores. La formación religiosa es el alimento espiritual para los creyentes. La oración le confiere valor al sentimiento y al espíritu. Le confiere paz y sosiego al ser humano.

Las puertas del hospital nunca pueden cerrarse, pues cerrarlas es desprenderse de la misma existencia. Fomentar la salud y curar la enfermedad es promover calidad de vida. La salud no es sólo ausencia de enfermedad. En la Escuela de Medicina aprendimos que la salud se promueve y se fomenta. La promoción y el fomento de la salud son valores cuyo aprendizaje debe venir desde los primeros niveles de la escuela.

La buena alimentación, la prevención de las enfermedades y la preparación adecuada de la capacidad cognitiva son el camino para la grandeza de un país. La ausencia de ellos es impedimento para el completo desarrollo corporal y espiritual.

He aquí nuestro empeño por lograr un buen ciudadano. Que con su desempeño sea factor fundamental en el bienestar personal, familiar y social. Un hombre útil para la sociedad. Un ciudadano probo para el país.

De esta manera estaremos construyendo el futuro de la república.





Contenido Relacionado