Inicio

Opinión



MEDIO PAÍS, A MEDIA MÁQUINA por Ramón Sosa Pérez

Diario Frontera, Frontera Digital,  RAMÓN SOSA PÉREZ, Opinión, ,MEDIO PAÍS, A MEDIA MÁQUINA por Ramón Sosa Pérez
RAMÓN SOSA



El desgano se propaga y ya nadie tiene ánimo nada. Esa es la constante en todos lados. Las oficinas públicas, excusándose en el caos de transporte decretaron medio horario y las empresas, ante el ausentismo por traslado del personal, restringieron sus horas de atención, de manera que en algo sí están de acuerdo: “si no trabajamos, seguramente avanzaremos más rápido”. Craso error.


Entretanto, qué?, es la pregunta. Nadie revela su grado de responsabilidad en el barullo nacional porque no es de uno solo la culpa. Echársela al otro es muy fácil y escurrir el bulto, peor todavía. Los sucesivos días de asueto, por vía de decretos nacionales y locales, no solucionan el problema. Al contrario; lo alejan de salida inmediata y le arriman al tiempo para que éste lo resuelva.


Un país se construye trabajando, dijo alguien hace rato. Es una verdad de Perogrullo. Asumirlo así, es el deber ser de cada venezolano y la línea compromete su inicio y motivación desde los más altos niveles de gerencia nacional. Se legisla para trabajar menos, se discuten convenios colectivos para reducir la jornada laboral antes que propender otras y muy justas reivindicaciones.


Si todo el país consume y apenas medio trabaja pero a media máquina, bajo qué premisas nos creemos el cuento de que saldremos airosos en breve tiempo. Un simple ejercicio mental nos sacará de la modorra para juzgar la necesidad de emprendimiento, exigiendo sí pero dando también. Con menos horas de trabajo, nadie podrá cantar victoria frente a la pobreza.


Reclamar salarios acordes al servicio, es urgencia nacional que debe resolver el Estado y la empresa como agentes empleadores pero asumir la clave del desarrollo en el compromiso laboral pasa por proponer la cultura que destierre la apatía funcional que forjan los patrones, por imperativo de ley, y amparan los sindicatos como valedores maleables de sus prosélitos.


Cabe también ésta interpelación: Habrá intenciones en promover un facilismo que nos está dañando como país rentista (Papá-Estado) que todo lo da y todo lo controla? o creemos que podemos salir de la inercia en corresponsabilidad de todos los sectores? De ser cierto éste pedido, nos toca emprender el arduo camino de construir todos, el país que queremos todos!.         






Contenido Relacionado