Inicio

Opinión



Así lo creo…

EL RÉGIMEN Y LAS UNIVERSIDADES por Jesús Alberto Barrios R.

Diario Frontera, Frontera Digital,  JESÚS ALBERTO BARRIOS, Opinión, ,EL  RÉGIMEN  Y  LAS UNIVERSIDADES por Jesús Alberto Barrios R.
JESÚS ALBERTO BARRIOS


La política del régimen hacia las universidades se caracterizó por tratar de destruir el sistema de educación superior y sustituirlo por un modelo “socialista revolucionario”, cuyo proyecto lo llenaron de confusiones, que fue abortado. Se trató de reducir a pedazos, porque no lograron por medios autoritarios imponer su plan, y ya no lo pueden a hacer. En un sentido más claro y contundente, se pretendía o se pretende, imponer la hegemonía cultural y política del proyecto cubano a las universidades. Jamás entendieron ni entenderán, que en educación hay que invertir más y mejor. He intensamente, hacerlo con esmero en la educación preescolar, básica y de entrenamiento para el trabajo, no para hacer politiquería, sino destinar programas de desarrollo cívico y democrático. Es decir, aplicar las reformas estructurales del modelo de educación superior; reestructurar el Ministerio de Educación, reducir la burocracia y focalizar el desempeño en la enunciación de proyectos pedagógicos eficientes. Además, profundizar la descentralización en la verdadera educación. El cambio que se propone, y por el cual luchamos, requiere ejecutar proyectos de reacondicionamientos y construcción de planteles escolares, dotados de materiales y equipos modernos, que tienen que convertirse en realidad; porque estos organismos de enseñanza superior que comprende diversas facultades y escuelas, y que confiere los grados académicos correspondientes, requieren el cambio de rumbo.  La educación atemoriza al régimen, porque estas instituciones conjuntamente con la Iglesia, las escuelas en los sectores populares, liceos, son formadores de valores cívicos y ciudadanos, que el régimen ha tratado de controlar como parte del proyecto político de poder. El presupuesto universitario prácticamente es impuesto, sin tomar en cuenta las necesidades de las instituciones estudiantiles, académicas etc. Es el gobierno de la brutalidad, en lugar de personas es “masa”, falta de dignidad. Para ello, contrapone el concepto de revolución y la promoción del “pueblo” como agente de cambio histórico, descalificando el desempeño académico y responsable. Solo aquellos países que estructuran modelos serios, responsables y consistentes, en el progreso de la educación, pueden brindar  a sus ciudadanos, la magnífica oportunidad de despachar los regímenes extremos y del comunismo. Cualquier propósito por defender a las universidades, y lo que ellas representan para el país, pasa por unir esfuerzos y propósitos de lucha, porque han quedado huérfanas de solidaridad. Es cierto que el régimen fracasó  en imponer el proyecto, por la valentía de los que se quedaron, pero lograron parte del deterioro del sistema tradicional de educación superior.


 jesusalbertob@hotmail.com


Instagram: @jesusalbertob


Twitter: @jesus_alberto






Contenido Relacionado