Inicio

Opinión



El mejor momento de mi vida con reflexión de Any Aular

Diario Frontera, Frontera Digital,  ANY AULAR, Opinión, ,El mejor momento de mi vida con reflexión de Any Aular
ANY AULAR


Era 15 de junio, y en dos días estaría cumpliendo treinta años. Yo sentía miedo  de entrar en una nueva década de mi vida y temía que mis mejores años hubieran quedado atrás. Mi rutina diaria incluía ir al gimnasio antes de ir a trabajar. Cada mañana  veía a mi amigo Nicolás allí. El ya tenía setenta y nueve años de edad y estaba en excelente forma. Este día en particular, Nicolás notó que no me encontraba con mi acostumbrada actitud llena de vitalidad y preguntó si algo estaba mal. Le dije que me sentía preocupado por cumplir treinta, y le pregunté: “¿Cuál fue el mejor momento de tu vida?”. Nicolás respondió: “Bueno, Joe, esta es mi respuesta filosófica a tu pregunta filosófica: Cuando yo era niño vivía en Austria y mis padres se preocupaban por mí y me daban todo, mi comida y mi ropa: ese fue el mejor momento de mi vida. Cuando yo iba a la escuela a aprender las cosas que sé hoy, ese también fue el mejor momento de mi vida. Cuando obtuve mi primer trabajo, y empecé a recibir pago por mis esfuerzos, ese fue el mejor momento de mi vida. Cuando conocí a mi esposa y me enamoré, ese fue el mejor momento de mi vida. La segunda guerra mundial llegó, y mi esposa y yo tuvimos que huir de Austria para salvar nuestras vidas. Cuando estábamos juntos y seguros a bordo de un buque con destino a América del Norte, ese fue el mejor momento de mi vida. Cuando llegamos a Canadá e iniciamos una familia, ese fue el mejor momento de mi vida. Cuando tuve a mis hijos, y vi cómo crecían, ese fue el mejor momento de mi vida. Y ahora, Joe, tengo setenta y nueve años de edad. Tengo mi salud, me siento bien y estoy enamorado de mi esposa como lo estaba cuando nos vimos por primera vez. Este es el mejor momento de mi vida.”





El mejor momento de tu vida es ahora, y lo haces tú con tu actitud. Nuestra felicidad no depende de lo que nos pasa o no nos pasa, es de cómo enfocamos las situaciones y cómo decidimos vivirlas. Recuerda que siempre, siempre, siempre hay algo que agradecer. Busca el lucero luminoso en medio de tu noche, enfócate en él y de pronto empezarás a sentir que estas bajo el sol del mediodía. Tú y yo somos los responsables de nuestra felicidad, así que no esperes más y empieza a disfrutar. Por ejemplo, en este momento estás leyendo esta historia, y te estás dando cuenta de que has vivido muchos momentos hermosos, y ahora te sientes mucho mejor, así que este es uno de esos mejores momentos de tu vida. ¡Que Dios te de un Feliz Día!        Any Aular






Contenido Relacionado