Inicio

Opinión



En tiempos de transición terrenal por José Ramón Contreras. B

Diario Frontera, Frontera Digital,  José Ramón Contreras. B, Opinión, ,En tiempos de transición terrenal por José Ramón Contreras. B
JOSÉ RAMÓN CONTRERAS



contrerasjr2003@hotmail.com


 En el ser humano La muerte es considerada como un acto inevitable, según la religión católica, sólo Jesucristo fue capaz de resucitar, más sin embargo, la historia nos revela que fue torturado y enterrado como todo ser humano, así trascendió en la humanidad universal.  Sin embargo,  los únicos a quienes se les permiten no divulgar su partida de éste mundo, es a los comunistas.


Hace algunos días, le hacía ese comentario a un amigo que, desde su juventud milita en el Partido Comunista de Venezuela, él naturalmente,  evadió el tema y prefirió cambiar la amena  conversación.


Así  tenemos, por ejemplo, que al dictador de Cuba Fidel Castro, no se sabe, si murió, ni mucho menos la fecha exacta de su partida terrenal. Hugo Rafael Chávez Frías, tampoco se sabe de su deceso, ni los motivos de la muerte, ahora su entierro como todo cristiano, se le denomina “siembra” y, otros le llamaban el  “Comandante Intergaláctico”.


Un colega me comentaba hace días, que a su padre lo habían “sembrado” también, allá por el estado Táchira.


Otro del que tampoco se sabe de su partida terrenal es del ex ministro Jesse Chacón, hay quienes dicen que murió pero, también existen quienes lo niegan y, más recientemente se habló de la muerte de José Vicente Rangel, pero nadie sabe si es cierto lo de su “cambio de domicilio”.


A todas estas, es muy probable que los últimos mencionados, sigan apareciendo como votantes activos en los venideros procesos electorales y puedan ejercer su derecho  al voto, naturalmente, que por la revolución socialista roja-rojita.


Sólo tenemos en Mérida conocimiento de la desaparición del dirigente comunitario Alcedo Mora, de quien no sabemos de su paradero terrenal.


 Así son las cosas, parodiando al colega caraqueño hoy, ciertamente desaparecido, Oscar Yanes.






Contenido Relacionado