Profit 2017

Hacia la Feria del Sol Fortunato González Cruz

Hacia la Feria del Sol  Fortunato González Cruz

La buena temporada turística de diciembre y primera semana de enero es una buena noticia para los merideños y augurio de una mejor para el carnaval taurino.

Mérida atrae porque es bella, de agradable clima y paisajes de ensueño con gente que es amable con el visitante. Hay en las ciudades y en sus campos una apreciada cultura y un talante buena gente que son también recursos aprovechables. La reapertura del teleférico es un valor añadido que con los parques temáticos de Alexis Montilla y otros atractivos mantienen a los visitantes ocupados durante su estancia.

Se prepara ya la Feria del Sol y su Carnaval Taurino de América con modestia, dados los tiempos y circunstancias, que ofrecerá su prestigioso reinado, el vistoso desfile, los bailes propios del carnaval y las corridas de toros. La empresa RAMGUERTAURO ofrece un atractivo cartel con toros nacionales, toreros españoles y mexicanos y por supuesto los de la tierra con figuras consagradas y otras en franco ascenso que han salido por la puerta grande de Madrid y la puerta grande del Príncipe en Sevilla. Ya todo está listo para los festejos. También hoteles, posadas y restaurantes se preparan para recibir turistas. Con mucho ánimo y sin dejarse abatir, los merideños gozaremos de la feria como lo hemos hecho durante los 50 años de su alegre historia.

Un especial motivo de celebración es que la plaza monumental de Mérida “Román Eduardo Sandia” cumple 50 años el próximo 8 de diciembre, de manera que las corridas de cumpleaños son las de este carnaval de fines de febrero. Un motivo más para que los merideños participen.

Los entes oficiales con competencia turística debieran ocuparse de tres cuestiones esenciales: Asegurar la calidad que ofrecen los hoteles y sobre todo las posadas, y combatir la piratería que hace tanto daño. Cuidar de que los restaurantes presten servicios de calidad, ofrezcan buenos platos y los precios sean equivalentes a lo que ofrecen. Y la seguridad que incluye la fluidez de los desplazamientos de quienes vienen por carretera, que es más del 80 % de los visitantes, en particular las trancas que se forman en Tabay, en Mucujún y en El Arado subiendo a El Valle Grande. No se sabe si es posible habilitar más vuelos a El Vigía y abrir al público el aeropuerto de Mérida ahora de uso exclusivo de particulares y de los lujosos aviones oficiales.

Hay personas que opinan que ante la crisis no debiera haber feria. Es tanto como negar la alegría, la celebración de un acontecimiento señalado como una boda o un cumpleaños; que los jóvenes que se gradúan no celebren su éxito; que perdamos una de las características de identidad del venezolano que es ser alegre pese a las circunstancias adversas. Por el contrario, las crisis son oportunidades que prueban nuestras fortalezas y obligan a encontrar espacios para el optimismo, así como comprometen a un mayor ejercicio de ciudadanía y de compromiso con los valores de la libertad y de la democracia.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados