Ilusionismo político y económico por Alfredo Portillo

Ilusionismo político y económico por Alfredo Portillo

La palabra ilusionismo deriva de ilusión. Esta última se define como la “imagen de un objeto que se percibe de distinto modo a como es en realidad”, mientras que la primera es el “arte de producir fenómenos en aparente contradicción con las leyes naturales”. El ilusionismo se puede aplicar en política y en economía, para hacer comprensible ciertas opiniones que se emiten, y algunas decisiones que se toman, en ambos campos.

Venezuela como país y como sociedad está actualmente regida por el ilusionismo, tanto político como económico, bien de manera premeditada e intencional, o por ignorancia y torpeza. Este puede ser perfectamente el argumento válido para explicar la inmensa crisis en la que se encuentra sumido nuestro país.

El ilusionismo político lo han venido practicando de manera sistemática los sectores políticos de oposición, cuyos resultados están a la vista. Para ello se han valido de una serie de estrategias que han apuntado a crear una suerte de ilusión entre sus seguidores, produciendo, como dice la definición arriba citada, “fenómenos en aparente contradicción con las leyes naturales”. Algunas frases ampliamente difundidas, en el contexto de una matriz discursiva, son la mejor demostración: “en seis meses sale este gobierno”,  “millones de venezolanos”, “en toda Venezuela”, “el fin del régimen está cerca”, “toda la comunidad internacional nos apoya”, etc.

En cuanto al ilusionismo económico, éste ha sido  la práctica favorita que ha utilizado el gobierno. También de manera sistemática, se ha construido un manto de ilusión, como para dar a entender que ahora sí se está en el camino correcto. Lo más reciente en este sentido se desprende de algunas opiniones emitidas por el propio  Presidente Nicolás Maduro. Para mencionar  dos opiniones bien emblemáticas: 1. Como al parecer unos cuantos habitantes clase media de los municipios opositores del este de Caracas, votaron a favor de la constituyente el pasado 30 de julio, el Presidente Maduro inmediatamente sugirió “premiarlos” con créditos para carros y viviendas; 2. El Presidente Maduro le ha pedido a los constituyentistas electos que se reúnan  en largas jornadas para que produzcan y le presenten una serie de soluciones para mejorar la economía del país. Aquí valdría muy bien eso de, ni con el mazo dando, ni a Dios rogando.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados