Incertidumbres y certezas por José Antonio Rivas Leone

Incertidumbres y certezas por José Antonio Rivas Leone

joseriv67@hotmail.com

 

Venezuela por una multiplicidad de factores y variables se convirtió en una sociedad, un país y economía de incertidumbres. Todos nuestros vecinos por supuesto son sociedades con determinados problemas o coyunturas y por supuesto ciertas incertidumbres pero en líneas generales hay certezas que marcan el desempeño de la economía, el papel de sus actores políticos, las tomas de decisiones serán siempre apegadas a certeza, racionalidad y un claro interés nacional muy a contrapelo de lo visto en los tiempos de revolución y socialismo del siglo XXI.

Todos los venezolanos sin excepción de ninguna especie merecemos volver a tener un país de certezas. Cuando extraviamos el camino no tiene sentido preguntarse más sí cabe preguntarse cuando recuperaremos el camino. Al país hay que volverlo a parir, construir y cimentar sobre bases ciertas o certezas. Trabajo, productividad, honestidad, tolerancia, respeto, esfuerzo, estudio, valor agregado, disciplina, civismo, desarrollo, crecimiento, iniciativa privada, servicio público, gestión, impuestos, subsidiaridad, capital social, excelencia, gerencia y ciudadanos.

Los venezolanos nos corresponde ser testigos de excepción, ser protagonistas de estos días y no hay duda que nos debatimos entre incertidumbres y certezas, muchas preguntas sin respuestas. Sin embargo, no tengamos duda alguna de que recorremos un proceso lento y sostenido de transformación, estamos cerrando un ciclo, el cambio y la transición es indetenible, sobre el camino quedaran no sólo expropiaciones de tierras y fábricas, cierres de medios, controles perversos, corrupción, mucha gente inocente asesinada, muchas injusticias de todo tipo, malversación y daños patrimoniales, una inmensa cantidad de venezolanos sobre todo jóvenes abandonaron el país y se convirtieron en extranjeros, y muchas cosas más pudiésemos alegar,  en medio de la vorágine está naciendo un nuevo país, tal vez golpeado, fracturado, disminuido en sus campos, industrias pero lleno de esperanzas y deseos de trabajo y cambio, indiscutiblemente estamos cerrando un ciclo de incertidumbres y abriendo otro de certezas. Viva siempre Venezuela.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados