Profit 2017

Julio Uzcátegui: El nombre de un líder sureño por Ramón Sosa Pérez

Julio Uzcátegui: El nombre de un líder sureño por Ramón Sosa Pérez

Desde tiempo inmemorial, los pueblos del sur han visto surgir una legión de hombres hechos para la lucha y el trabajo. Contarlos uno a uno nos colocaría en la incómoda posición de obviar a algunos y ese no es el caso. Hoy nos referimos a uno de los que sobresalen en el siglo XX, en tanto su perfil progresista nadie lo discute. Todos los conocen como Julio Uzcátegui, el de Mucuchachí porque pueblo y nombre van atados en una suerte de insignia inseparable.  Se puede estar de acuerdo en su credo político o adversarlo pero todos saben que cuando se trata de mejoras para su pueblo, hay una sola bandera que enarbolar. A mediados de los 70, mis recuerdos me llevan a las primeras imágenes que de Julio se quedaron en mi retina y mente porque en casa de mis padres en Mucutuy, su nombre se iba asociando a algún episodio, ya fueran las Fiestas del Pilar en octubre, la cayapa para reparar los caminos que conducían a la ciudad o la comisión que iría a Mérida en solicitud de ayuda para la Medicatura, la escuela o la iglesia. Su nombre iba aparejado a esas diligencias de manera que cuando tuve ocasión de seguir en cercanía muchas iniciativas de orden social, sabía que estaba al lado de un líder comunal, de esos que nacen con el aura especial de empatía y lucha, que no se arredran a pesar de los trances y que ellos éstos son apenas motivos que impulsan su avance. Joven aún, se estrenó como chofer en las atrevidas trochas a medio hacer que comunicaban a los pueblos del sur y en su Mucuchachí se le veía planteando mejoras esenciales a los caminos, según sus paisanos. Promotor de iniciativas, a Julio Uzcátegui se debe la consolidación de la Liga Agraria en el sur merideño, el apoyo a la Junta Bicentenario de Mucuchachí en 1970 con fruto cardinal en logros educativos, sociales y culturales. La fecha de festejo, misas, desfiles, toros, música, pólvora y bailes fue imborrable para Julio y sus paisanos, al tiempo que se hilvanó un esfuerzo para proyectar el pueblo en desarrollo. Los valores que recibió de don Olinto, su padre, eran afines al apoyo comunitario como norma y guía. Julio formó parte de estos logros colectivos: carretera de Canaguá y Santa Bárbara de Barinas, mejoramiento de vías, acueductos, electricidad, escuelas, puentes, actividades deportivas, culturales, religiosas y organización vecinal. Laborioso en la creación del Distrito Arzobispo Chacón en 1963 y 20 años más tarde Concejal y luego Juez de Mucuchachí y Mucutuy. Su labor es recordada en la presteza de la ley, sin más testimonio que el cometido del deber ciudadano. Se entregó a la lucha rural y como Delegado Distrital de la Federación Campesina apuntaló la creación de la Escuela Técnica Agrícola de Mucuchachí. Al ocupar puestos de relevancia como parlamentario suplente y Delegado Regional del Instituto Agrario Nacional, no olvidó su terruño amado. Julio Uzcátegui es un líder social que celebra sus logros como hombre de bien. Felicidades, buen paisano y mejor amigo.

 

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados