La moda del bronce por Giovanni Cegarra

La moda del bronce por Giovanni Cegarra

Gracias al ineficiente patrullaje policial nocturno en calles, avenidas, plazas, parques, plazoletas de esta ciudad considerada como turística, se ha impuesto de la noche a la mañana, por parte de la delincuencia común organizada, la moda del bronce, que no es otra cosa que el robo de todo aquello que huela a bronce, destruyendo su valioso Patrimonio Histórico Cultural.

 Cuna de un legado histórico cultural que la dignifican del resto del país, Mérida tiene en su haber, de acuerdo a la investigación de la extinta catedrática de la ULA en Historia del Arte, Dra. Merysol León, 32 cartelas (placas) en bronce en calles y avenidas de su casco central y unas 40 en plazas, parques y plazoletas, que identifican sitios históricos, viviendas de notables merideños, otras dedicadas a Héroes y Próceres de la Independencia, paso del Brigadier Simón Bolívar en su Campaña Admirable, edificios públicos de la colonia, etc. que me imagino, como van las cosas con esto de la moda del bronce, están en la mira de los delincuentes callejeros, al igual que no perdonan medidores de agua, tapas bocas de visita, cableado de la CANTV y CORPOLEC.

La moda del bronce se impuso en Mérida. Varias placas, bustos, estatuas, en menos de dos meses aproximadamente, han sido robadas por los delincuentes amparados en la oscuridad y la falta de patrullaje policial nocturno, pareciera que poco le importa a las autoridades competentes, Cuerpos de Seguridad, lo que obligó a la Arquidiócesis Metropolitana Merideña a retirar la estatua del Arzobispo Mons. Acacio Chacón y bustos de otros Obispos, del conocido Boulevard de Los Obispos, calle 22 entre avenidas 4 y 5, ante que los cacos hicieran de las suyas.

Las Autoridades Policiales si no le dan un efectivo contundente parado a los delincuentes inmersos en la moda del bronce, Mérida como otras ciudades del interior del Estado, se quedarán sin su Patrimonio Histórico Cultural, no quedará nada que ver en sus sitios históricos identificados con cartelas (placas) en calles y avenidas, habrán desaparecido bustos y estatuas de las plazas, parques, plazoletas; los lugareños, visitantes, viajeros, turistas no verán ni la sombra de lo que fueron estos lugares, quedará en el vano recuerdo, lo  histórico cultural turístico recreacional merideño.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados