FARMATODO 2017

La oposición venezolana recoge hoy, dividida, el premio Sajarov

La oposición venezolana recoge hoy, dividida, el premio Sajarov

La oposición a la dictadura venezolana recoge este miércoles el premio Sajarov más dividida que nunca. La entrega del galardón del Parlamento Europeo a la libertad de conciencia se produce en un momento en el que el régimen de Nicolás Maduro ha recuperado el aliento debido en parte a esa división. Los servicios de protocolo de la Eurocámara han tenido que trabajar con mucha delicadeza incluso para determinar cómo se llevará a cabo la ceremonia y quién será el encargado de recoger el premio y quién pronunciará el discurso de agradecimiento.

Finalmente se ha acordado que sea el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, quien pronuncie el discurso protocolario en el pleno de la Eurocámara, aunque en el momento de recoger el premio estará también el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, que hace poco pudo huir del arresto domiciliario en Caracas.

Julio Borges (c) preside una sesión parlamentaria el pasado agosto en Caracas
Julio Borges (c) preside una sesión parlamentaria el pasado agosto en Caracas – Efe

La brecha que separa en al menos dos fracciones al bloque opositor se ha levantado en torno a la conveniencia o no de negociar con el régimen chavista. Borges, que preside la Asamblea Nacional aniquilada políticamente por la dictadura, está siendo combatido por los sectores que se indentifican con Ledezma. Borges ha tenido que suspender todas las entrevistas que tenía concedidas a medios internacionales, porque ha sido muy criticado en las redes sociales por parte de grupos antichavistas, que le reprochan que no explique ante los periodistas venezolanos su actitud de buscar una fórmula de consenso con Maduro.

Reuniones múltiples

Pero mientras esa discusión se produce en Venezuela, en Estrasburgo los líderes de la oposición han disfrutado de una buena dosis de autoestima, a cuenta de las múltiples manifestaciones de apoyo que han recibido por parte de los principales grupos políticos, especialmente populares y liberales, quienes promovieron su candidatura al premio.

También hay otros que han aprovechado para traer al espacio europeo una mayor contribución a la acción política contra la dictadura. Lester Toledo, miembro de la dirección de Voluntad Popular y uno de los exiliados más antiguos, ha puesto sobre la mesa una lista de 62 nombres a los que propone que la Unión Europea señale con sanciones directas. El Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores ya ha aprobado –a propuesta de España– el marco legislativo para imponer este tipo de sanciones, pero no ha entrado en el detalle de los nombres. Toledo, que ya había presentado en Madrid esta lista, dijo que ha reunido un dosier con los nombres y las acusaciones de los responsables de la dictadura, varios de los cuales ya están en la relación que ha aprobado la Administración norteamericana. Toledo es de los opositores que creen que un aumento de la presión a través de las sanciones podría contribuir a que las negociaciones sirviesen para derribar efectivamente al régimen fundado por Hugo Chávez hace 18 años.

Encuentro con Ciudadanos

Sin embargo, en una reunión que Ledezma y su esposa, Mitzy Capriles, mantuvieron este martes con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera –de visita oficial en Estrasburgo–, este le atribuyó al dirigente español la iniciativa de haber redactado la lista de nombres que proponen que sean sancionados. Rivera es de los pocos dirigentes extranjeros que ha llegado a hablar ante la Asamblea Nacional venezolana legítima, a pesar de las dificultades que le puso el régimen. Ledezma se deshizo en elogios en las redes sociales al «compromiso democrático» de Ciudadanos.

Las divisiones no son algo exclusivo de la oposición venezolana. A Rivera probablemente no le gustó que Ledezma se reuniese este martes con Beatriz Becerra, una eurodiputada que llegó a la UE bajo las siglas de UpyD y que ha preferido quedarse sola a unirse a Ciudadanos como otros de sus colegas. Tampoco les gustó a los populares que el presidente de la Cámara, el italiano Antonio Tajani, recibiera a Rivera en plena campaña electoral en Cataluña. El premio Sajarov, que debería haber sido un aldabonazo para contribuir a derribar la dictadura chavista, va a ser una anécdota si no sirve para volver a soldar las filas de los que luchan por derribarla.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados