Profit 2017

El Mobile World Congress se despide sin dejar claro cuál es el «Next Element» rompedor que prometía

El Mobile World Congress se despide sin dejar claro cuál es el «Next Element» rompedor que prometía

La cifras son evidentes. El Mobile World Congress (MWC) 2017 ha registrado un nuevo récord de asistentes con 108.000 participantes en su duodécima edición en Barcelona, un 7% más respecto a los 101.000 de 2016. Pero estos números conviven con otra realidad que nadie puede negar. Y es que la gran cita tecnológica que acoge cada año la ciudad condal se ha despedido sin dejar claro cuál es el «Próximo Elemento» («Next Element», su lema de esta edición) tecnológico rompedor.

«Smartphones» de última (Sony Xperia XZ Premium, Huawei P10, LG G6) y paleolítica generación (Nokia 3310) han convivido durante cuatro días en Barcelona junto a los coches conectados, tabletas, «smartwatches», el denominado Internet de las Cosas (IoT), la realidad virtual (por cierto, principal tendencia de la anterior edición), la Inteligencia Artificial y el despliegue de la tecnología 5G. Muchas tendencias, que de hecho ya fueron protagonistas en otros años, y ninguna disruptiva, además de notables ausencias.

La primera de ellas, Samsung, que ha pasado desapercibida. No ha querido presentar en el MWC el Galaxy S8, su próximo «smartphone» a pesar de que Huawei, uno de sus rivales, sí ha acudido con su mejor artillería. La firma surcoreana ha preferido presentar solo su nueva tableta Galaxy Tab S3. Un cambio de estrategia que hace sospechar en torno a su posible salida del Mobile. Al fin y al cabo, Apple tampoco acude nunca a este tipo de eventos y, al igual que los de Cupertino, Samsung va a presentar su próximo «smartphone» en un evento aparte el próximo 29 de marzo.

Nokia 3310, el terminal que más miradas ha conseguido acaparar
Nokia 3310, el terminal que más miradas ha conseguido acaparar– AFP PHOTO / Josep Lago

Cabe recordar, además, que Samsung fue absoluta protagonista la pasada edición de la mano de Mark Zuckerberg, quien, además, ha sido otro gran ausente. Dos años seguidos ha viajado hasta Barcelona el CEO de Facebook que, esta vez, ha cedido el testigo a CEO de Netflix, Reed Hastings, y John Hanke, creador de «Pokémon Go» sin la misma expectación.

Por cierto, la realidad virtual fue la tendencia clave de la anterior edición. Incluso Zuckerberg apostó por ella en 2016, cuando aseguró cambiaría «la forma en la que las personas trabajamos y nos comunicamos» y sería «la siguiente gran plataforma social». De hecho, Samsung presentó la Gear 360, una cámara capaz de grabar vídeos en 360 grados, y LG la 360 CAM.

Este año, la realidad virtual también ha estado presente pero no ha sido protagonista. Samsung se ha limitado a montar su propia feria de experiencia virtual. Y los «smartphones» no han girado en torno a ella, por mucho que las compañías se empeñaran el año pasado. De hecho, HTC ha acudido al MWC ofreciendo mismo: las HTC Vive, que lanzó en 2016.

El espacio de Samsung dedicado a la RV
El espacio de Samsung dedicado a la RV– INÉS BAUCELLS

Queda claro, de momento, que por mucho que se empeñasen las compañías el pasado año, la realidad virtual no ha llegado a los hogares de los usuarios. Y parece que esa realidad está más lejos de lo que auguraron el pasado año.

Grandes ausentes y muchas incógnitas

Ni siquiera las propias compañías siguen una clara tendencia. Los «smartwatches», que ya pasaron desapercibidos el año pasado, han estado presentes sin acaparar protagonismo alguno. Por mucho que Huawei haya presentado su nuevo Watch 2.

Xiaomi sí ha sido una de las grandes ausente en esta edición del MWC, al igual que BQ y Wolder. El año pasado, Hugo Barra, que acaba de fichar por Facebook, despertó una gran expectación con el Mi5, un «smartphone» de gama alta a un precio económico. Aún así, la firma no se ha quedado de manos cruzadas y ha presentado Surge S1, el primer procesador para «smartphones» creado exclusivamente por la compañía y que llegará incorporado de serie en el nuevo terminal Mi 5C.

El Internet de las Cosas, los coches conectados, la Inteligencia Artificial o el grafeno, han estado presentes sin ofrecer nada nuevo. Lo mismo ha sucedido con las redes 5G, de las que también habló Zuckerberg en la anterior edición. Y varias conclusiones pueden extraerse, entre líneas, del hecho de que ni el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, haya dado plazos sobre el 5G.

El responsable, que visitó el MWC, dijo que comenzar «demasiado pronto» con el despliegue de la red de 5G sería quitar recursos a los operadores de telecomunicaciones, mientras que hacerlo demasiado tarde sería «retrasar al país» en el ámbito digital. Cabe recordar que en 2020 debería producirse una auténtica disrupción tecnológica. ABC

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados