Pasillo, ¿sí o no?

Pasillo, ¿sí o no?

** Los blancos hacen apuestas en el vestuario

Los Clásicos siempre llegan cargados de alicientes. Deportivos y de cualquier otra índole. En este caso, uno de los debates sobre el partido de mañana en el Camp Nou es si el Barça debe hacer pasillo al Real Madrid por su condición de doble campeón de Liga 2016-17 y de la Supercopa de Europa.

El debate está en la calle y ocupa buena parte de las tertulias que tienen lugar en estos días previos a la disputa del primer Clásico oficial de la temporada, segundo del curso si se tiene en cuenta el amistoso disputado el pasado mes de julio en Miami.

Aunque lo realmente noticiable es que el asunto ha llegado al mismísimo vestuario del Real Madrid. Los jugadores blancos, habitualmente poco permeables a este tipo de situaciones, han comentado el asunto en la intimidad de la caseta de Valdebebas. Incluso se cruzan apuestas entre los que creen que los jugadores del Barcelona sí harán el pasillo a los blancos y los que, por el contrario, piensan que el gesto de cortesía del equipo azulgrana no tendrá lugar en los prolegómenos del partido de mañana.

Las opiniones están muy divididas, pero de momento ganan los partidarios de la primera opción, es decir, la de que los jugadores del Barça harán guardia de honor para los blancos en el momento en que éstos salten al césped del Camp Nou. Las proporciones están muy igualadas, pero, como decimos, ganan los partidarios del sí por un porcentaje que se podría establecer en torno a un 60%-40%.

Lógicamente, se trata de un debate sano y distendido en el seno del vestuario madridista. Los jugadores blancos tienen claro que se trata de una situación anecdótica que para nada les distrae del objetivo primordial del partido. Que no es otro que conquistar en Barcelona un resultado que les permita afrontar el partido de vuelta con buenas opciones de lograr el segundo titulo de la temporada.

La conquista de la Supercopa de Europa ante el Manchester United, y sobre todo la forma en la que ésta se produjo, han puesto gasolina en el depósito anímico del equipo blanco. El objetivo era ganar y jugar bien, y ambas cosas se consiguieron en la calurosísima noche del pasado martes en Skopje. Conquistada la Supercopa europea, la española es el siguiente reto de un vestuario que sigue con hambre de títulos. Los tres conquistados en sus tres últimos partidos oficiales (Liga ante el Málaga, Champions ante la Juventus y Supercopa ante el United) no han saciado el apetido de una plantilla que, con el liderazgo tranquilo de Zidane, afronta la temporada con el objetivo de lograr el mayor número de títulos que se a posible. Ya ha caído uno y en Barcelona van a por el segundo. Con pasillo o sin él. MARCA

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados