Profit 2017

Poder Judicial Vs. Poder Ciudadano (y II) por Esmeralda García Ramírez

Poder Judicial Vs. Poder Ciudadano (y II) por Esmeralda García Ramírez

esmeraldagarcia2309@yahoo.com

 

El impasse que trajo como consecuencia la activación del Consejo de Defensa de la Nación por parte del jefe de Estado para dirimir el conflicto suscitado entre los poderes Judicial y Ciudadano a raíz de las sentencias 155 y 156 que dictó la Sala Constitucional del TSJ, dejó mal posicionado al órgano que vigila la supremacía de la Constitución: la Sala Constitucional. Aquí no hubo una ruptura del orden constitucional, ni golpe de Estado porque el sistema de gobierno es presidencialista, no parlamentarista. ¿Por qué la fiscalía no actuó cuando en enero de 2016 Henry Ramos dijo que derrotaría a este gobierno? ¿Por qué no ha habido un pronunciamiento de la fiscalía en contra de las acciones del secretario de la OEA contra el país? ¿Por qué ha habido un silencio contra los diputados que han instado públicamente a que se aplique la Carta Interamericana de la OEA? ¿Acaso esto no es instar a un golpe de Estado? ¿O está esperando a que esto suceda para pronunciarse? Aún está pendiente que la fiscalía actúe contra exdiputadas y gobernadores que llamaron a la violencia en enero de 2014 y hoy siguen llamando a las calles e instigando a la violencia. La lentitud de este poder asombra aunque no tanto como la falta de solidaridad a un Poder y a un país que exige respeto a su soberanía, que durante siglos ha luchado por la esclavitud de los imperios y que hoy aún se resiste a ser colonia. Si la fiscalía representa a un sector del país que apoya los desacatos de la Asamblea Nacional, en contra de que el presidente debe tomar medidas para hacer una evaluación de las relaciones con la OEA, entonces estaremos arando en el mar. Esperemos que sea una estrategia para llamar la atención de que efectivamente hay independencia de poderes y no un acto de traición a la patria por parte de un poder del Estado. Pocos chavistas han abordado el tema, pero ya es hora de empezar a fijar posiciones firmes, contundentes y revolucionarias, sobre este tipo de actos que afectan el proceso, que por el contrario atentan contra la estabilidad del país y aúpan a una intervención; porque con las sentencias o no, con Luisa Ortega o no, con el papa Francisco o no, igual las pretensiones de Almagro y de los países que lo apoyan de intervenir en Venezuela continuarán. Todo bolivariano debe ser radical en su pensamiento y en su acción, buscar nuestras propias raíces y darle forma a esta nueva etapa del pensamiento bolivariano”. Debemos radicalizar la revolución, aplicar un cambio profundo en las estructuras sociales, políticas y económicas vigentes, ir hacia la reinstitucionalización; iniciar la transformación definitiva en la historia política venezolana hasta consolidar el socialismo bolivariano.

 

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados