“El puente de Londres está caído”: cómo es el plan que se pondrá en marcha tras la muerte de la Reina Isabel II

“El puente de Londres está caído”: cómo es el plan que se pondrá en marcha tras la muerte de la Reina Isabel II

El primer ministro británico que esté entonces en funciones será notificado con la frase “El puente de Londres está caído”(“London Bridge is down”), palabras en clave para el día en que la Reina Isabel II muera, según el protocolo oficial para la ocasión publicado por The Guardian.

"El puente de Londres está caído": cómo es el plan que se pondrá en marcha tras la muerte de la Reina Isabel II

La reina Isabel II durante el desfile por los festejos de su cumpleaños. (REUTERS/Toby Melville).

La publicación británica describió en un largo artículo el complejo mecanismo que se disparará en Reino Unido en la eventualidad de la desaparición de la soberana, quien pese a sus 90 años de edad, aún se halla en gran forma.

Isabel II todavía se permite cabalgatas diarias y retomó sin problemas su agenda oficial reciente tras reponerse de un fuerte resfriado. Pero los británicos no quieren permanecer desprevenidos y desde hace años, a todos los niveles, se predisponen para cuando llegue el día fatídico.

Entre los posibles escenarios que podrían desarrollarse, la mayoría de los medios y políticos teorizan que la muerte de la reina se daría tras una corta enfermedad. Sus últimas horas estarían bajo la supervisión de su médico de cabecera, un gastroenterólogo llamado Huw Thomas. Será él quien controle el acceso a la monarca, y quien determinará qué información se hará pública sobre su condición.

La operación “London Bridge” comienza con el aviso, en el lugar en el que se encuentre, al jefe de gobierno británico y luego a los jefes de estado de los otros 15 países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth), en los que ella es soberana. Al mismo tiempo un flash de noticias es enviado a la agencia de prensa británica Press Association y a medios de todo el mundo de manera simultánea.

"El puente de Londres está caído": cómo es el plan que se pondrá en marcha tras la muerte de la Reina Isabel II

Una foto de archivo de la Reina Isabel II saludando al reverendo Eric Knightley Chetwode Hamilton, luego de celebrarse el funeral de su padre, el Rey Jorge VI, en 1952. / AP

El plan también cuenta con una serie de pasos a proceder en el caso de que la reina muera en el extranjero. Un jet BAe 146 de la Real Fuerza Aérea despegará del aeropuerto de Northolt, en el oeste de Londres, con un féretro a bordo. La casa funeraria real, Leverton & Sons, tiene siempre disponible lo que llama un “féretro de primera llamada”, en caso de una inesperada muerte real. Si la reina llegara a morir en su estancia de vacaciones en el castillo de Balmoral, en Escocia, donde reside 3 meses al año, habrá primero una serie de conmemoraciones en ese país que retrasarían el funeral real un día.

Desde ese momento se comenzarán largas transmisiones en televisión y sitios de Internet dedicados a su vida y obra, con invitados que fueron ya agendados desde hace tiempo para participar de los especiales. No está previsto, como rezaba la tradición, que sea la BBC de Londres la primera en anunciar la triste noticia interrumpiendo todas las programaciones.

Entre Internet y las redes sociales, la noticia de la muerte correrá en la actualidad mucho más veloz, ni punto de comparación con los tiempos de Jorge VI, el padre de Isabel II, cuyo deceso en 1952 se difundió con un retraso de cuatro horas.

"El puente de Londres está caído": cómo es el plan que se pondrá en marcha tras la muerte de la Reina Isabel II

Una imagen de la Reina Isabel II con dos de sus nietos, y sus cinco bisnietos, tomada por la fotógrafa Annie Liebovitz. / AFP

Pero algunos rituales de siempre permanecerán iguales, como el funcionario real vestido de luto que colocará un anuncio formal en los portones del Palacio de Buckingham.

Por esas mismas horas comenzará la preparación de los solemnes funerales de honor para la soberana, en base a un plan detalladísimo que se actualiza periódicamente. El plan “London Bridge is down” se creó en la década del 60, y las distintas instituciones que jugarán un rol en el desarrollo del evento (policía, ejército, una decena de ministerios del gobierno, medios) se reunían para ultimar detalles un par de veces al año hasta el cambio de milenio, cuando intensificaron los encuentros y pasaron a concentrarse en todos los detalles, como por ejemplo cuánto se demora un carruaje en marcha lenta desde el Palacio de Saint James hasta el Palacio de Westminster, la sede del parlamento británico (28 minutos), y qué espesor debe tener la tapa del cajón para sostener las joyas reales que se pondrán sobre ella (3 pulgadas, aproximadamente 7 centímetros y medio).

La muerte de la reina también significará la ascensión del rey, el actual príncipe Carlos. El protocolo también contempla los pasos que el nuevo monarca deberá dar, en donde se superpondrán dos tareas fundamentales: velar a su madre, como así también salir y recorrer distintos puntos del reino para acompañar el dolor de sus súbditos. El nuevo rey visitará Edimburgo, Belfast y Cardiff, entre otros lugares. Tal como explica un consejero encargado del plan, se trata de “ver a la gente, pero también de ser visto”.

The Guardian intentó obtener una declaración oficial en relación a su artículo por parte del Palacio de Buckingham, que, tal vez por cuestiones de superstición, respondió con un seco: “sin comentarios”.

Fuente: agencias

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados