Se buscan economistas con sentido de la crisis por Antonio José Monagas

Se buscan economistas con sentido de la crisis por Antonio José Monagas

El caos adoptado por el socialismo como justificativo para continuar esparciendo miseria, es inaceptable, por retrógrado y caótico. Aunque, inexorable dado el desgastado proyecto político utilizado por el régimen a manera de guión seguido para enrumbar la pervertida gestión de gobierno emprendida desde 1999. Es inconcebible que luego de tantos años manejando los recursos de la renta petrolera, aparte de los ingresos que percibe el alto gobierno por negocios administrados con la discrecionalidad propia de cual irascible dictadura, los niveles de la economía desdicen de las capacidades y potencialidades que detenta un país como Venezuela.
El país que fue modelo para el mundo, hace varias décadas, por las virtudes que la geografía, en consonancia con las oportunidades y fortalezas que las circunstancias y la naturaleza le han permitido, es ahora un cuadro dramático matizado por la ruina, la indolencia y la apatía, entre otros males de igual o peor categoría. Ahora, quienes gobiernan, por causas distintas, aunque todas acusadoras de la alevosía que sirvió para configurar el estado de atraso que hoy distingue a Venezuela de aquellos países que hasta hace poco estaban muy atrás en la cola de naciones empobrecidas y arruinadas, lograron un país abandonado, derruido, roto, sucio, violento, delincuente y oscuro.
Tanto es el grado de descomposición, que el fenómeno social: “diáspora”, colmó los escenarios dada su condición de referencia para la historia de los pueblos. Luego de ser un país que fue razón para la inmigración de voluntades y vidas, cuya intelectualidad y capacidad de trabajo ennobleció el crecimiento y desarrollo de Venezuela, ahora se convirtió en causa de emigración. En motivo de exilio para más de dos millones de venezolanos que prefirieron el riesgo de esperanzas desconocidas, al riesgo de una muerte anunciada.
La corrupción se instaló en todos los ámbitos del gobierno. La ineptitud revolucionaria, hizo un país donde las mujeres hacen cola para parir, los muertos para ser cremados o velados, los enfermos para buscar un aliciente de vida, los hambrientos para escarbar comida en la basura. O acaso fue la ideología del socialismo lo que hizo de del país de petrolero un país de ruinas. Sin gasolina, gas doméstico, repuestos, internet estable. Con una inflación desmedida, una devaluación desastrosa, un desabastecimiento absurdo. Sumando la inseguridad, la delincuencia y la pobreza extrema. Con un valor monetario de indigencia. Con libertades y derechos a hurtadillas pues la Constitución fue escondida para darle cabida a las arbitrariedades. Por eso, es ineludible transmutar tan penoso colapso. Por eso, se buscan economistas con sentido de la crisis.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados