Mérida, Octubre Jueves 21, 2021, 03:45 am

Inicio

Internacionales



Trump deberá revelar sus declaraciones de la renta

Diario Frontera, Frontera Digital,  DONALD TRUMP, Internacionales, ,Trump deberá revelar sus declaraciones de la renta
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE EE.UU.


La Corte Suprema de Estados Unidos ha autorizado a la fiscalía de Nueva York a acceder a ellas, sin embargo, no podrá hacerlo el Congreso

En un duro revés para el presidente Donald Trump, la Corte Suprema de Estados Unidos autorizó este jueves a la fiscalía de Nueva York a acceder a sus declaraciones de impuestos, tanto personales como de sus empresas, después de una larguísima batalla judicial que se ha demorado años. El fallo supone que el presidente no gozará de inmunidad frente a investigaciones judicializadas, aun cuando esté en ejercicio del cargo.

Trump peleó hasta el final por ser el único presidente en décadas que no hace públicas sus declaraciones de la renta. Su verdadera fortuna es hasta la fecha un misterio. La sentencia la escribió el presidente del Supremo, el magistrado conservador John Roberts, quien dijo que «ningún ciudadano, ni siquiera el presidente, se encuentra por encima del deber común de presentar pruebas a un juzgado cuando estas se le solicitan por medio de un proceso penal».

Este caso en concreto es parte de una causa más amplia que comenzó con la investigación del supuesto pago de dinero en negro a actrices porno y modelos con las que el presidente había tenido relaciones extramatrimoniales. El fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance, es quien investiga a Trump. Este jueves dijo que el fallo del Supremo supone que «nadie, ni siquiera un presidente, puede estar por encima de la ley».


Un fallo a favor


A efectos prácticos, esos datos fiscales irán a parar solo a esa misma fiscalía de Nueva York, cuyas pesquisas son en teoría confidenciales. En otra decisión separada, el Supremo le denegó este jueves a la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, el acceso a esas declaraciones de la renta, que eran parte central de otras investigaciones separadas, iniciadas en el Capitolio por motivos políticos.


Los documentos fiscales que habían solicitado los demócratas en la Cámara son los relativos a declaraciones de la renta de Trump y de otros miembros de su familia, además de sus negocios. Esos datos hubieran tenido sin duda un efecto directo sobre la campaña electoral de cara a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. La Cámara pidió esos documentos a los bancos Deutsche Bank y Capital One, y a la empresa que le lleva contabilidad al hoy presidente desde 2009, Mazars USA. Esta última está citada también en el caso de la fiscalía neoyorquina.


Según dijo la líder demócrata, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, el de este jueves «no fue un buen día para el presidente Trump». «El tribunal ha reafirmado la autoridad del Congreso para llevar a cabo la supervisión en nombre del pueblo estadounidense», dijo. Eso obedece a que en el fallo sobre el otro caso, el magistrado Roberts dijo que la defensa de Trump era un «desafío a la separación de poderes», aunque el fallo le fuera favorable.


Trump ha perdido, juzgado tras juzgado, en la larga batalla con la fiscalía neoyorquina por sus impuestos, que sienta precedente de cara a futuro y ha acabado en manos de una Corte Suprema en teoría conservadora, a dos de cuyos nueve magistrados nombró el propio presidente ahora en activo. Ambos, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, fallaron finalmente en contra de Trump. El resultado final fue de siete votos contra el presidente, de los nueve posibles.


Reveses para Trump


Este año, varios fallos de la Corte Suprema han supuesto duros reveses para Trump y su Gobierno, sobre todo la prohibición de deportar a inmigrantes sin papeles que llegaron al país cuando eran menores de edad, y la decisión de que las leyes contra la discriminación laboral amparan a homosexuales y transexuales.


El caso de las declaraciones de la renta de Trump se decidió en mayo y el fallo se ha hecho público este nueve de julio, último día de sesiones del Supremo en Washington. Este ha sido el primer año en que los magistrados se han reunido por teléfono, por la pandemia de coronavirus.


El presidente Trump expresó este jueves su indignación en Twitter tras este fallo, con varios mensajes en los que denunció «mala conducta de la fiscalía» y «acoso presidencial». «La Corte Suprema devuelve ahora este caso a una corte inferior, y la litigación va a seguir. Todo esto no es más que una persecución política. Yo ya gané tras la caza de brujas de Mueller, y ahora tengo que seguir luchando en Nueva York, que es políticamente corrupto. ¡No es justo para esta Presidencia!».

Su portavoz, Kayleigh McEnany, dijo este jueves en rueda de prensa que es la opinión del presidente que el fiscal del caso de los impuestos actúa al dictado de los demócratas, y le acusó de esconder motivaciones políticas tras esta investigación judicial.

Trump peleó hasta el final para ser el único presidente en décadas que no hizo públicas sus declaraciones de la renta. Su verdadera fortuna es un misterio. Finalmente, el Supremo le asesta un golpe al presidente al decidir que sí puede ser investigado aunque ocupe la presidencia.

Este caso en concreto es parte de una causa más amplia que comenzó con la investigación del supuesto pago de dinero en negro a actrices porno y modelos con las que el presidente había tenido relaciones extramatrimoniales.

A efectos prácticos, esos datos fiscales irán a parar solo a la fiscalía de Nueva York, cuyas pesquisas son en teoría confidenciales. En otra decisión separada, el Supremo le denegó a la Cámara de Representantes el acceso a esas declaraciones de la renta, en otras investigaciones separadas abiertas en el Capitolio.

Trump ha perdido, juzgado tras juzgado, en esta larga batalla, que sienta precedente de cara a futuro y ha acabado en manos de una Corte Suprema en teoría conservadora, a dos de cuyos nueve magistrados nombró el propio presidente ahora en activo. Los dos, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, fallaron finalmente en contra de Trump.

El caso se decidió en mayo y el fallo se ha hecho público este nueve de julio, último día de sesiones del Supremo en Washington. Este ha sido el primero año en que los magistrados se han reunido por teléfono, por la pandemia de coronavirus.

La decisión tiene otras ramificaciones muy importantes. La Administración Trump se había negado a permitir que algunos asesores y exasesores del presidente testificaran ante el Capitolio alegando la inmunidad del cargo de presidente a ser investigado. Ese supuesto principio ha quedado ahora invalidado.

ABC






Contenido Relacionado