Mérida, Septiembre Sábado 18, 2021, 03:33 am

Inicio

Opinión



Fermento

Somos hermanos por Pbro. José Toro

Diario Frontera, Frontera Digital,  Pbro. José Toro, Opinión, ,Somos hermanos por Pbro. José Toro
Pbro. José Toro



“Somos hermanos” es uno de los principales enunciados del cristianismo. Jesús presenta a Yahvé (el Dios desconocido del Antiguo Testamento) como un Papá, un padre amoroso de todos. La predicación de Jesús comienza en la sinagoga, según el evangelista Lucas, con estas palabras:


 


El Espíritu del Señor está sobre mí,


porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres.


Me ha enviado[i] para proclamar libertad a los cautivos,


y la recuperación de la vista a los ciegos;


para poner en libertad a los oprimidos;


 para proclamar el año favorable del Señor.


 


La fraternidad cristiana no comienza con una abstracción, sino en el marco de una liturgia sinagogal (llena de ritualismo y de simbología). El Mesías busca en el rollo del profeta Isaías un texto para ser proclamado que se ajuste con la misión que su Padre le había encomendado: La de la fraternidad universal, con una preferencia por aquellos que sufren. Por los pobres, los presos, los ciegos y los oprimidos, los endeudados.


 


El siglo XX fue uno de mucho sufrimiento, al parecer se había alcanzado el culmen de la ciencia, parecía que no era necesaria la religión, ni la ética, ni la metafísica, lo proclaman sin cesar los discípulos de Augusto Comte, positivistas y secularizadores. Pero como humanidad nos llegamos a olvidar de la fraternidad, del reconocimiento al otro. ¿El resultado? Dos guerras mundiales, el exterminio de minorías por diferencias en el color de piel, por pensar diferente. El Nacional Socialismo, el Socialismo Soviético, las dictaduras de derecha y de izquierda.


 


Un mundo diferente


 


La Declaración Universal de los Derechos Humanos surgió con el anhelo de ponerle freno a las pretensiones de los Estados sobre los ciudadanos. Ya Thomas Hobbes, había intuido que el Estado sin límites sería un monstruo, el Leviatán, a ejemplo del mítico monstruo marino bíblico. Los monstruos marinos van creciendo en lo oculto, en las profundidades del mar y emergen de cuando en vez para derrumbar embarcaciones y causar sufrimiento.


 


Hay límites para el poder, no puede ser absoluto. El absolutismo como propuesta política tuvo como mayor representante a Luis XIV hace muchos siglos, pero estos regímenes no pueden sustentarse en el tiempo, una paz impuesta por la sangre y las armas no duraría mucho tiempo, el mismo autoritarismo hacía que el sistema político de la monarquía fuese inestable y terminase con un rey puesto.


 


La mayor suma de felicidad posible


 


Un Slogan que intenta justificar la acción del estado sobre los ciudadanos. Jesús comienza su predicación hablando de Buenas Noticias (Evangelio) para los pobres, anunciando la libertad y colocando la salud (la curación) como parte del programa de gobierno del Reino que venía a instaurar, era un enviado del Padre para restaurar las relaciones: la relación con Dios, y la la invitación a hacernos prójimos unos con otros.


 


 


Religar: Volver a atar


 


La religión tiene como función volver a unir, ¡la unión! La experiencia religiosa es aquella que causa la unificación, la unidad (experiencia unitiva dirían los místicos). Busca la unificación de la psyche, el diablo es el divisor (el que divide con mentiras). El cristianismo también busca recuperar la relación perdida entre Dios y el hombre (Gracia, perdón y sacramentos), pero esa relación que va hacia lo alto busca recuperar la relación perdida entre los hombres, porque la consecuencia del pecado es la división, no solo de la relación con Dios y de los corazones, sino también la relación con nuestros semejantes, con nuestros vecinos.


 


Jesús quiere que tomemos conciencia de que el primer mandamiento “Amar a Dios sobre todas las cosas”, tiene una nota aclaratoria: “y al próximo”. No se puede amar a Dios desde lo etéreo sino desde lo concreto, de quien tengo al lado. Es por eso que el cristiano tiene un compromiso social, hacia las realidades humanas, el cristiano es ser un hombre de este mundo (mundano) que tiene un anhelo de eternidad y por eso debe estar guiado por el primer mandamiento de la ley de Dios: “Y al próximo como a tí mismo”.


 


Lo social también es parte de la predicación de Jesús, restaurar las relaciones sociales, proclamar la justicia de Dios que se manifiesta concretamente en la sanación y en la libertad de los presos.


 


Un mensaje de Esperanza para Venezuela


 


Sabemos que Dios nos ama. Que estamos llamados a proclamar la esperanza y la fraternidad, pero no sólo a proclamarla sino a vivirla con actos concretos.


 


Jesús sigue hoy anunciando la sanación y la liberación, son palabras claves de su primera predicación, esas palabras siguen resonando en cada proclamación del Evangelio, en cada Iglesia y en cada esfuerzo de quien anuncia la paz.


 


¡Bienaventurados sean los pies de quien anuncia la paz!


 

07/02/2021


Fermento 05


Pjltoro@gmail.com






Contenido Relacionado