Mérida, Septiembre Domingo 26, 2021, 06:20 am

Inicio

Opinión Salud



La Piel como expresión de diabetes mellitus por Mariangeles Pérez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Mariangeles Pérez, Opinión, Salud, ,La Piel como expresión de diabetes mellitus por Mariangeles Pérez
Mariangeles Pérez



Actualmente, la diabetes mellitus es considerada un problema de salud pública. La diabetes es una enfermedad crónica, que se caracteriza por resistencia a la insulina o la deficiencia de la mima. Estudios aseguran que hasta un treinta por ciento (30%) de la población diabética presenta manifestaciones cutáneas antes de ser diagnosticados y, hasta el cien por ciento (100%) desarrolla afecciones de la piel durante el transcurso de la enfermedad.


 


La piel del paciente diabético está sometida a cambios y trastornos micro y macro vasculares, lo que conduce a la vulnerabilidad del sistema inmunológico y mayor exposición a agentes externos. En muchas ocasiones puede manifestar precozmente la enfermedad y en otros casos puede evidenciar complicaciones más severas de la misma.


 


En la consulta de la piel, es común escuchar motivos de consulta tales como “oscurecimiento del cuello”, “manchas en las piernas”, “piel gruesa”. Con frecuencia se observa piel seca, deshidratada, con tendencia a la descamación y, a su vez, todo esto es acompañado de procesos infecciosos recurrentes y complicaciones en cicatrización de heridas.


 


En el contexto antes mencionado, se comentarán algunas de las patologías de la piel más frecuentes asociadas a la diabetes mellitus.


La acantosis nigricans se caracteriza por la presencia de hiperplasia papilomatosa aterciopelada de la epidermis, con hiperpigmentación intensa; es una de las principales causas de consulta descrita por los pacientes como oscurecimiento y engrosamiento del la piel del cuello y pliegues. Entre el cincuenta (50%) y sesenta por ciento (60%) de los diabéticos presentan este signo, característico de resistencia insulínica.


 


La Dermopatía del diabético puede aparecer hasta en el sesenta por ciento (60%) de los pacientes diabéticos, es más frecuentes en varones adultos. Son máculas de pequeño tamaño, amarillo-parduscas o marronáceas, de forma circular, con bordes definidos que aparecen de forma aislada o agrupada, presentan predilección para localizarse sobre miembros inferiores, es un signo de microangiopatía, es decir, expresa complicaciones de diabetes.


 


El Síndrome de Engrosamiento Cutáneo ciertamente se debe a alteraciones del colágeno por concentraciones elevadas de glicemia no controladas, es común observar el aumento del grosor de la piel de forma difusa en la espalda, cuello, dorso de las manos, y también en el rostro;  estos cambios se relacionan con la resistencia insuliníca, hipertensión arterial y procesos isquémicos.


 


Los Acrocodones, son crecimientos exofíticos, descritos por los pacientes como “verrugas”. Son asintomáticos, benignos, de color carne. Suelen aparecer en párpados, cuello, axilas y otros pliegues cutáneos. Es más frecuente en el sexo femenino. Del sesenta y cinco (65%) al setenta y cinco por ciento (75%) de los pacientes con acrocodones tienen diabetes franca y más del ochenta por ciento (80%) tiene alteración en el metabolismo de los carbohidratos.


 


Para finalizar haremos mención de la vasculopatía periférica en el diabético conocida comúnmente como pie diabético. Los traumatismos, lesiones o inflamaciones de localización distal acarrean complicaciones pues las alteraciones circulatorias y del sistema nervioso hacen que la neuropatía del diabético sea un indicador de  severidad de la enfermedad.


 


Sí tenemos una apropiada educación en la salud, ésta será fundamental para reconocer la aparición de signos y síntomas que sugieran la enfermedad. La piel como órgano es un excelente indicador de las condiciones del medio Interno. Se sugiere que realizar cambios en el estilo de vida, serán eficaces para prevenir la resistencia a la insulina, tales como: Mantener un peso corporal saludable, realizar actividad física al menos 30 minutos de forma regular, mantener una alimentación sana, evitar consumo de azúcar refinada y las grasas saturadas; evitar el habito tabáquico pues el fumar aumenta el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares. El diagnostico precoz y el tratamiento oportuno determinará la calidad de vida del paciente diabético


 


Sígueme en mis redes sociales @dramariangelesperez






Contenido Relacionado