Mérida, Mayo Martes 17, 2022, 10:48 am

Inicio

Opinión



Amigos

Días libres por Jim Morantes

Diario Frontera, Frontera Digital,  JIM MORANTES, Opinión, ,Días libres por Jim Morantes
JIM MORANTES



Venezuela es un país con numerosos días festivos, a modo de ejemplo, el 1 enero, es el inicio del año nuevo y el 6 de enero, se celebra la llegada de los reyes magos, comúnmente en el sector público desde el 30 de diciembre hasta el  6 de enero son no laborales.


Lunes y martes de carnaval, en el caso de Mérida por ser una ciudad turística, se celebra la Feria Internacional del Sol, desde el jueves hasta el martes. La Alcaldía del Municipio Libertador, decreta el viernes como día libre para impulsar la actividad  económica y motivar la concurrencia a eventos festivos, corridas de toros, espectáculos ecuestres, exposiciones agrícolas y pecuarias, fiestas públicas, caminatas, yincanas, festivales gastronómicos,  elección y coronación de la reina internacional del sol, exhibiciones de disfraces, templetes, campeonatos deportivos, entre otros acontecimientos.


Luego viene Semana Santa y las  fechas patrias, nosotros estamos acostumbrados a aprovechar esos días libres en pro de actividades recreacionales, turísticas, religiosas, familiares y deportivas.


 Los puentes (llámese vinculación de días libres cercanos al fin de semana), fechas más que propicias para salir a la playa, montaña, llano, campo, sencillamente de camping, a los diversos estados centrales del país o a Cúcuta de compras.


Los días feriados atravesados (martes a jueves), bajo esa cultura crecí yo, un niño de los 80, en ese tiempo  la familia se desplazaba a los municipios cercanos, bien sea de la zona Metropolitana, del Páramo, Mocoties o Panamericana.


Por parte materna, viajábamos con mi primo Orlando Angulo o mi tío político Alberto Martínez a la población de El Vigía, a visitar a mi tía Betty y a su esposo Aquiles Rondón en la urbanización Sur del Lago, allí pasábamos extraordinarias jornadas, en mi caso jugaba feliz durante horas con la mascota Collie de pelo largo, por supuesto llamada igual a la de la serie televisiva Lassie.


 Los fines de semana, fácil se podía llegar a diversos parajes, experimentar múltiples sensaciones y  nuevas aventuras, de acuerdo al antojo o al deseo.


Si se quería distraer con un chapuzón a orillas del Lago de Maracaibo, caminar descalzo en la arena, descansar viendo el horizonte acostado en una hamaca y luego comer un estupendo plato sancocho de pescado o cruzado (sopa con verduras, carnes rojas y blancas) para alternar con el fabuloso pescado frito con ensalada rallada de zanahoria y repollo, aderezada con mayonesa y acompañado de los exquisitos tostones con queso blanco asado, Palmarito era el lugar indicado.


También existía la posibilidad de comer buena carne en vara o asada, acompañada de yuca, queso de mano, suero, cachapa,  agua de panela y relajarse con baños en el maravilloso río al pie de la cordillera andina, Barinitas te daba la bienvenida.


Si la intención consistía en ir de paseo religioso, no se podía omitir la Virgen de la Paz en Trujillo o el santuario del Dr. José Gregorio Hernández Cisneros, el siervo de Dios en Isnotú, por cierto desde mucho antes, Don Gregorio, ya hacia milagros al pueblo venezolano, la población le pedía (ahora con más razón hoy que pronto será Beato) con profunda fe y oración la curación de sus enfermedades.


Espera la próxima parte de amigos y sígueme en Twitter, Instagram y YouTube   @JIMMORANTES


 






Contenido Relacionado