Mérida, Septiembre Jueves 23, 2021, 11:29 am

Inicio

Salud



Por qué deberías bajar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena y ventilar bien el baño siempre

Diario Frontera, Frontera Digital,  BAJAR TAPA DEL INODORO, Salud, ,Por qué deberías bajar la tapa del inodoro 
antes de tirar de la cadena y ventilar bien el baño siempre
INODORO


Es un gesto sencillo pero que no todo el mundo tiene incorporado en su rutina: bajar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena. Después de conocer las conclusiones de este estudio, probablemente ya no te olvides. La orina y las heces pueden contener restos de una amplia variedad de patógenos, incluido el SARS-CoV-2. Y la descarga de un retrete, según el diseño, la presión del agua o la capacidad de descarga del aparato, puede generar grandes cantidades de aerosoles que contienen microbios.

Un equipo de científicos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Informática de la Florida Atlantic University ha puesto a prueba la física de los fluidos para investigar las gotas generadas al descargar un inodoro y un urinario en un baño público en condiciones normales de ventilación. Utilizaron un contador de partículas colocado a varias alturas del retrete para capturar el tamaño y la cantidad de gotas provocadas al tirar de la cadena.

El baño se limpió a fondo y se cerró 24 horas antes de llevar a cabo los experimentos, con el sistema de ventilación funcionando normalmente. La temperatura y la humedad relativa dentro del baño fueron de 21ºC y 52%, respectivamente.

Los resultados del estudio, publicados en la revista « Physics of Fluids», demuestran cómo los baños públicos podrían servir como caldo de cultivo para el contagio de enfermedades transmitidas por el aire, especialmente si no tienen ventilación adecuada o si los inodoros no tienen tapa.

Aunque en España es habitual que los váteres cuenten con tapa, la mayoría de los baños públicos en los Estados Unidos a menudo no están equipados con este sistema y tampoco es habitual que los urinarios estén cubiertos.

Para el estudio, los investigadores obtuvieron datos de tres escenarios diferentes: descarga del inodoro; descarga del inodoro con tapa y descarga del urinario. Examinaron los datos para determinar el aumento en la concentración de aerosoles, el comportamiento de las gotas de diferentes tamaños, la altura de las gotas y el impacto de cubrir elváter. Los niveles ambientales de aerosoles se midieron antes y después de realizar los experimentos.

«Después de aproximadamente tres horas de pruebas que supusieron más de 100 descargas, hallamos un aumento sustancial en los niveles de aerosoles medidos en el ambiente con un número total de gotas generadas en cada prueba de descarga de hasta decenas de miles», explica el doctor Siddhartha Verma, coautor el estudio y profesor asistente en el Departamento de Ingeniería Mecánica y Oceánica de la FAU. «Tanto el inodoro como el urinario generaron grandes cantidades de gotas de menos de 3 micrómetros de tamaño, lo que representa un riesgo de transmisión significativo si contienen microorganismos infecciosos. Debido a su pequeño tamaño, estas gotas pueden permanecer suspendidas durante mucho tiempo», prosigue.

Las gotas se detectaron a alturas de hasta un metro y medio durante 20 segundos o más después de iniciar la descarga. Los investigadores hallaron una menor cantidad de gotas en el aire cuando el inodoro se descargó con la tapa cerrada, aunque no mucho, lo que sugiere que las gotas en aerosol escaparon a través de pequeños espacios entre la tapa y el asiento.

«La acumulación significativa de gotitas en aerosol generadas por la descarga a lo largo del tiempo sugiere que el sistema de ventilación no fue eficaz para eliminarlas del espacio cerrado a pesar de que no hubo una falta perceptible de flujo de aire dentro del baño. A largo plazo, estos aerosoles podrían elevarse con corrientes ascendentes creadas por el sistema de ventilación o por las personas que se mueven en el baño», advierte el doctor Masoud Jahandar Lashaki, también coautor de la investigación y profesor asistente en el Departamento de Ingeniería Civil, Ambiental y Geomática de la FAU.

Hubo un aumento del 69,5% en los niveles medidos para partículas de 0,3 a 0,5 micrómetros, un aumento del 209% para partículas de 0,5 a 1 micrómetro y un aumento del 50% para partículas de 1 a 3 micrómetros. Aparte de los aerosoles más pequeños, aquellos comparativamente más grandes también representan un riesgo en áreas mal ventiladas a pesar de que experimentan un asentamiento gravitacional más fuerte. A menudo se someten a una rápida evaporación en el medio ambiente y las disminuciones resultantes de tamaño y masa, o la eventual formación de núcleos de gotitas, pueden permitir que los microbios permanezcan suspendidos durante varias horas.

«El estudio sugiere que la incorporación de una ventilación adecuada en el diseño y operación de los espacios públicos ayudaría a prevenir la acumulación de aerosoles en áreas de alta ocupación como los baños públicos», apunta el doctor Manhar Dhanak, coautor y presidente del Departamento de Ingeniería Oceánica y Mecánica, y profesor y director de SeaTech. «La buena noticia es que puede que no siempre sea necesario revisar todo el sistema, ya que la mayoría de los edificios están diseñados con ciertos códigos. Podría ser simplemente una cuestión de redirigir el flujo de aire según la distribución de los baños», concluye.

Por su parte, la doctora Stella Batalama, decana de la Facultad de Ingeniería e Informática señala que «las gotas en aerosol juegan un papel central en la transmisión de diversas enfermedades infecciosas, incluido el Covid-19, y esta última investigación de nuestro equipo de científicos proporciona evidencia adicional para respaldar el riesgo de transmisión de infecciones en espacios confinados y mal ventilados».

ABC






Contenido Relacionado