Mérida, Septiembre Sábado 24, 2022, 02:52 pm

Inicio

Panamericana



Monseñor Juan de Dios Peña realizó catequesis sobre el significado de las reliquias

Diario Frontera, Frontera Digital,  Monseñor Juan de Dios Peña, Panamericana, ,Monseñor Juan de Dios Peña 
realizó catequesis sobre el significado de las reliquias
MONSEÑOR JUAN DE DIOS PEÑA


 

Durante el recorrido de la reliquia del Beato Dr. José Gregorio Hernández, por la zona pastoral II San Carlos Borromeo de la Diócesis de El Vigía – San Carlos del Zulia, Monseñor Juan de Dios Peña Rojas, realizó una catequesis sobre el significado de las reliquias apoyándose en las sagradas escrituras, para formar a la feligresía sobre los señalamientos que hacen muchos grupos religiosos acusando a los católicos de idolatras y paganos.

 “Definitivamente, José Gregorio ha despertado pasiones. Pero para aclarar lo que estamos haciendo, hoy quiero hablar sobre las reliquias, para evitar confusiones en nuestra gente sencilla, para que no nos dejemos engañar, ni mucho menos permitir que estropeen nuestra fiesta de fe, que es una fiesta nacional. Casi todos los seres humanos guardamos algunos tesoros que le han pertenecido a nuestros seres queridos. Hay algo natural y humano en guardar y atesorar estos recuerdos o herencias que son una forma de reliquia. Partiendo de este natural deseo de guardar y atesorar las herencias, los católicos hemos siempre mantenido en alta estima en nuestros corazones las reliquias de los santos”, dijo Monseñor Juan de Dios.

Manifestó que la palabra reliquia viene de “restos”; las reliquias de los santos son los restos del cuerpo o de una vestimenta de quien fue un “santo”, es decir, alguien que vivió en serio el mensaje evangélico y se jugó la vida, de manera heroica, por su fe en Jesucristo. En la segunda mitad del siglo IV empezó la práctica de fragmentar los cuerpos de los santos para repartirlos. Varios teólogos apoyaron la teoría de que, por pequeño que fuera el fragmento, mantenía su virtud y sus facultades milagrosas.

Aseguró además Monseñor que durante los primeros siglos era tradición construir un templo sobre la tumba de un santo, como es el caso de las basílicas de San Pedro y la de San Pablo, donde la tumba de cada santo está debajo del altar.

Las Reliquias son una forma de mantenernos conectados o unidos con nuestros Santos, nuestros hermanos y hermanas que nos han precedido en la fe. Por el hecho que las reliquias están conectadas a los santos y estos están eternamente unidos a Cristo en el cielo, las reliquias son más grandiosas que cualquier herencia familiar. Son como un puente que nos une al cielo con un poder divino que emana de la santidad de vida que ellos vivieron. A través de la historia, las reliquias han sido una fuente de sanaciones milagrosas, inspiraciones de fe y avance del Reino. Estos milagros han sido documentados aun desde el inicio de las Escrituras. La Biblia “enseña que Dios actúa a través de ellas, especialmente en los términos de sanación”. Moisés cargo con los huesos de José al salir de Egipto (Ex. 13, 19). Hombres colocaron a un hombre muerto en la tumba de Eliseo y el hombre muerto volvió a la vida (2 Reyes 13, 21). La mujer que toco el borde del manto de Jesús (Mt. 9, 20-22). Sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que, al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos (Hch 5, 15). Las personas tocaban telas a las manos de San Pablo, luego tocaban con estas telas a los enfermos y estos se sanaban (Hechos 19, 11-12).

En cuanto a la forma en la que deben ser conservadas, “el mayor honor que puede concederle la Iglesia a una reliquia es colocarla dentro de un altar, donde se pueda celebrar la Misa”.

“Esta práctica data desde los primeros siglos de la Iglesia. De hecho, los sepulcros de los mártires eran los altares más valiosos para la liturgia. Otra alternativa es colocarlas en un nicho devocional donde la gente pueda venerarlas. Tales santuarios son importantes porque proporcionan a la gente una experiencia más profunda de la intimidad con el santo”.

Finalmente, Monseñor Juan de Dios dijo, “a los que nos señalan como idólatras o paganos, les recuerdo que la iglesia católica tiene dos mil años, transitando este mundo, y si hay algo que podemos exhibir con orgullo, es una lista interminable de hombre y mujeres, que vivieron con autenticidad el evangelio de Jesucristo, y que hoy son modelos a seguir.  Y porque somos agradecimos con nuestros antepasados, porque tenemos una hermosa historia para contar, es que somos la iglesia fundada por Jesús, fundamentada en los apóstoles, y articulada por la multitud de sus santos”.  Prensa Diócesis de El Vigía – San Carlos del Zulia







Contenido Relacionado