Mérida, Mayo Lunes 16, 2022, 03:43 am

Inicio

Opinión



LA DIFÍCIL CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA por luis Loaiza Rincón

Diario Frontera, Frontera Digital,  LUIS LOAIZA RINCÓN, Opinión, ,LA DIFÍCIL CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA por luis Loaiza Rincón
LUIS LOAIZA RINCÓN


Con el nacimiento de nuestras repúblicas se hizo evidente un grave problema: no había ciudadanía, no existía una cultura cívica que soportara al nuevo régimen. Desde entonces, las diversas iniciativas adoptadas para remediar ese mal tuvieron que enfrentar tantos obstáculos que hoy seguimos ante una tarea siempre inacabada.

Una vez declarada la independencia, los países de la región debieron enfrentar la fragilidad de su integridad nacional, las dificultades en la difusión del ideal republicano, los obstáculos para construir una conciencia nacional y la necesidad de fortalecer endebles estructuras institucionales. La verdad era que no había ni Estado ni nación y, para algunos, todavía no los hay.

Con la independencia quedaron abolidas las tradicionales instituciones políticas y se adoptaron otras nuevas de naturaleza republicana de las que no se tenía ninguna experiencia. Se proclamaron los más avanzados principios de libertad e igualdad, en una sociedad que nunca los había practicado. Se asumió la tarea de construir una nueva nación a partir de premisas radicalmente opuestas a las prácticas sociales imperantes durante trescientos años. La contradicción entre instituciones y realidad histórica, al debilitar las bases institucionales y potenciar el personalismo político, terminó generando anarquía, violencia y caudillismo.

Doscientos años después la igualdad ante la ley sigue siendo una aspiración y el soporte educativo de la ciudadanía cada vez se encuentra en peores condiciones. Sin educación jamás tendremos una sociedad de ciudadanos y para alcanzarla siempre se ha necesitado invertir en el bienestar de la familia y en el desarrollo de la infraestructura adecuada para esos fines, formar educadores y construir un horizonte social con justicia y equidad.

Hoy la pandemia dejó al descubierto la inexistente infraestructura digital necesaria para una educación no presencial; la fragilidad de instalaciones educativas que se encuentran a merced del hampa, sometidas a una implacable destrucción y la precariedad de las condiciones socioeconómicas de los educadores y de la mayoría de los venezolanos que no esperan nada del sistema educativo público. Así, tal como ayer, sigue siendo muy difícil construir ciudadanía.






Contenido Relacionado