Mérida, Septiembre Martes 21, 2021, 02:16 pm

Inicio

Opinión



Amigos

Ese bello pasado por Jim Morantes

Diario Frontera, Frontera Digital,  JIM MORANTES, Opinión, ,Ese bello pasado por Jim Morantes
JIM MORANTES


El artículo de hoy, se elaborará en base a dos breves y significativos recuerdos del ayer que marcaron el futuro del ser, aquellos que permanecen en el pensamiento y de cierta manera marcan la personalidad del protagonista, ese narrador presto a entender la realidad, vivir con intensidad y aprender con avidez cada día más.


La primera anécdota, tiene que ver con la paciencia de los padres y su entrega absoluta, aquí sé que muchos de ustedes se identifican con esta breve enunciación propia del amor.


Nos remontamos a finales de los ochenta o principios de los noventa,  mi papá, me buscó en su vehículo Ford Mustang, color blanco dos puertas, asientos color azul, auto deportivo ideal para pasear y comer con tranquilidad.


En el transcurso de la travesía, veo un avión y le digo papá sigue el avión, lo curioso y  paradójico del asunto, consiste en el hecho que en lugar de indicarme que no se podía, sin mediar palabra, se desvió de la ruta que llevábamos, comenzó a seguir el avión en la medida de lo posible aceleró hasta el puente de Santa Barbará, el avión lógicamente se perdió de vista, le indiqué que acelerará más pero obvio que no se podía alcanzar.


Ahí me indicó con la tranquilidad del caso que la aeronave tenía mayor velocidad y que no se podía alcanzar con un vehículo de ese tipo ni en una ruta distinta, sin molestarse, simplemente retomó la avenida los próceres y nos dirigimos a almorzar en el hotel la terraza.


La lección del caso, consiste en entender que a los niños hay que saberle explicar la racionalidad para evitar que de adultos cometan actos de irracionalidad.


El segundo escenario, narra el amor patrio, inculcado desde temprana edad, gracias a la educación familiar y a la formación educacional.


Desde niño he amado con profundidad a Venezuela, su simbología, costumbres, héroes, ideólogos, pensadores, ilustres, personajes  y forjadores de la patria, es decir, soy un romántico bolivariano por formación y patriota por vocación, principal razón por la que permanezco con orgullo en mi tierra natal y apuesto a la pronta recuperación nacional.


En una oportunidad de la década de los 80, cuando mi tía Rosa Monzón, estaba construyendo el segundo piso de su casa, subí para saber cómo iba el avance de la obra, al ver me percaté que aún no colocaban el techo por el grandioso cielo despejado y el rayo de sol que iluminaba la platabanda, de repente me coloque la mano en la  frente para ver bien y lo primero que observe con detenimiento fue un escudo de Venezuela color amarrillo brillante, colgado en la pared frisada, sin mezclilla, ni pintura,  lo cual me llamó profundamente la atención, por el contraste entre lo rústico del cemento gris y lo bien acabado del escudo,  le pregunte al maestro de obra Rafael Trejo que dónde lo había comprado y él me indicó que lo había elaborado con cemento y polvo para pintar pisos.


Le dije que me gustaba mucho y le pregunté, si me lo vendía, me contestó que ese no estaba a la venta pero que me iba a hacer uno igual.


Me fui encantado con la fortaleza de tan bello escudo que representa la fuerza, el honor y la gloria de nuestra basta, fértil  y hermosa nación para mi sorpresa, a los días me tenía el escudo de color vino tinto brillante con un orificio por detrás para poder colgarlo.


Regalo que agradecí de por vida, lo colgué en mi habitación  hasta que llegada la adolescencia, se partió en alguna mudanza.


Ese grato recuerdo soberano, permanece intacto en mi corazón y agradezco la buena voluntad desinteresada de Rafael Trejo, conocido como Rafael Filito, hombre que vive en Los Curos y a pesar de su edad, camina hasta el Llanito, los Sauzales, Pie del Tiro, la Parroquia, Carrizal y el centro de la ciudad de Mérida para visitar a sus amistades del pasado, memoria que quedó inmortalizada en la fabulosa venezolanidad, llena de aventuras y virtud.


Espera la próxima parte de amigos y sígueme en Twitter, Instagram y YouTube   @JIMMORANTES






Contenido Relacionado