Mérida, Mayo Lunes 23, 2022, 05:18 am

Inicio

Opinión



Asia sin grandes alianzas por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Asia sin grandes alianzas por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado


El corazón de la competencia entre Estados Unidos y China es la región del Indo-Pacífico, principalmente porque allí se disputa la influencia de ambos países en el sudeste asiático. Pero destacar el orden basado en reglas o hacer exagerar la preocupación sobre la coerción militar y económica china tiene menos resonancia entre las élites poscoloniales del sudeste asiático de lo que Estados Unidos piensa. Los países de la región no quieren suscribirse a una visión exclusiva del orden regional, independientemente de que sea de Washington o de Pekín.


Algunos países del sudeste asiático ven el discurso de "orden basado en reglas" como un esfuerzo diplomático necesario para defender principios compartidos, pero la mayoría lo ve como un discurso vacío. Incluso, hay quienes piensan que solo corresponde a una ofensiva estadounidense contra China.


Al respecto, para que surja una verdadera coalición de equilibrio en la región, China tendría que volverse significativamente más amenazante para todos los Estados del sudeste asiático. ¿Por qué China se volvería una amenaza? Probablemente solo si ve intereses centrales en riesgo -como Taiwán-, o si se siente excluido de la región. De cualquier manera, el costo de entrar en confrontación con China, para que surja una coalición equilibradora, sería demasiado alto para todos los involucrados.


Por supuesto, es más probable que los Estados regionales del Asia Pacífico se adhieran a un orden regional que consideren legítimo. Pero no hay evidencia de que todos los Estados del Indo-Pacífico hayan percibido alguna vez una única fuente unificadora de legitimidad regional. No hay un solo actor con una legitimidad preponderante. Por ende, es importante recordar que la ausencia de un sistema universalmente aceptado es una característica, y no un error, del orden regional.


Los países de una región están acostumbrados a vivir sin un gran orden legítimo y a trabajar con diferentes principios organizativos para diferentes fines políticos. Sus historias estratégicas dan fe de la aplicación selectiva y la aplicación desigual de las normas internacionales.


 


Es por esto que resulta fundamental recordar que el orden regional comienza y termina con la legitimidad doméstica. Pedir a los países de una región que se desacoplen de China es una tarea difícil, tanto por razones prácticas como políticas. Son cada vez más importantes las organizaciones chinas que hacen parte de las cadenas globales de valor, por ende, eliminar vínculos con este país asiático no es viable para productores y comercializadores de mercancías.


Por otra parte, el orden regional depende, en primer lugar, de cómo las élites regionales definen y defienden su legitimidad interna. La legitimidad interna de muchas élites regionales en el sudeste asiático ahora depende significativamente de los beneficios privados y los bienes públicos que proporciona China. Un orden regional que excluye a una gran potencia sobre otra puede tener sentido geoestratégicamente, pero puede ser desagradable políticamente. Es momento de analizar los motivos que impulsarían a los países a avanzar hacia un nuevo orden regional, donde tengan espacio grandes alianzas.


* @zerpasad



Cartel




Contenido Relacionado