Mérida, Mayo Lunes 16, 2022, 05:28 am

Inicio

Opinión



Corea del Sur y el crecimiento verde por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Corea del Sur y el crecimiento verde por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado


Como mucho de los países del mundo, Corea del Sur tardó relativamente en abandonar los combustibles fósiles y empezar a construir una nueva matriz energética basada en la energía eólica y solar. Pero una vez iniciada la transición, dicho país asiático ha demostrado dedicación y ambición, apalancándose en la misma mentalidad desarrollista que impulsó a su economía hacia la industrialización con base en los combustibles fósiles durante la segunda mitad del siglo XX.

Corea del Sur construyó sus primeras industrias manufactureras en el sector de la confección y el textil, para luego dar paso a la electrónica simple y los electrodomésticos, y posteriormente desarrollar la industria pesada y química, centradas en el sector del automóvil. Fue así como el mundo evidenció, durante la década de 1990, la llegada masiva de automóviles coreanos —Hyundais, Kias—, como resultado de un Estado fuerte con acciones concretas para la construcción y protección de la industria automotriz.

Y durante los primeros años del siglo XXI, el interés surcoreano se ha desplazado desde la promoción de las industrias del pasado, intensivas en combustibles fósiles, a las nuevas industrias verdes y limpias, amigables con el medioambiente. En este orden, desde mediados de la década del 2000, los sucesivos gobiernos surcoreanos, preocupados por los costos económicos, medioambientales y políticos de la dependencia de los combustibles fósiles, han dado prioridad a este cambio de estructura productiva. Además, en respuesta a los retos de la pospandemia del coronavirus, Corea del Sur ha avanzado hacia un Nuevo Acuerdo Digital (Cultural) y un Nuevo Tratado Verde (Ambiental), con el objetivo de lograr un país inteligente, verde y seguro a 2025

En este Nuevo Tratado Verde se ejemplifica las tendencias de la transición energética limpia de Asia Oriental. Contiene estrategias claras como la provisión de una mejor infraestructura verde y un giro hacia las energías renovables, con lo cual el país avanza de forma directa hacia una menor dependencia de los combustibles fósiles.

El componente energético del nuevo tratado incluye el aumento del nivel de energías renovables, la construcción de una red inteligente y la ampliación de la oferta de vehículos eléctricos y de pila de combustible —1,3 millones de vehículos eléctricos y 200.000 de pila de combustible para 2025—. De esta manera, el esfuerzo público y privado se dirige hacia la construcción de nuevo sector automovilístico basado en los vehículos eléctricos, que abarca los vehículos eléctricos de batería y los de pila de combustible de hidrógeno, donde la ambición de Corea del Sur es más que evidente. Los surcoreanos apuestan a lo grande por los vehículos de pila de combustible de hidrógeno, en los que Hyundai ya rivaliza con Toyota como productor líder y pionero a nivel mundial.

Así, el enfoque estratégico de Corea del Sur para el crecimiento verde consiste en centrarse en la destrucción creativa —construir lo nuevo mientras se desmantela lo viejo— como estrategia industrial. Contando para ello con la participación de todos los actores de la sociedad, conscientes de que el problema medioambiental del mundo no se soluciona exclusivamente con reducir las emisiones de carbono, sino que existe la necesidad de modificar la matriz productiva mundial. En este sentido, Corea del Sur está construyendo industrias ecológicas con menos emisiones de carbono, a partir de una política gubernamental centrada en la transformación industrial del país.

*@zerpasad





Contenido Relacionado