Mérida, Diciembre Martes 06, 2022, 04:57 pm

Inicio

Entretenimiento



LI FERIA DEL SOL - PRIMERA CORRIDA

¿Y dónde están los caballos de picar?

Diario Frontera, Frontera Digital,  CARNAVAL TAURINO DE AMÉRICA, LI FERIA INTERNACIONAL DEL SOL, PRIMERA CORRIDA, Entretenimiento, ,¿Y dónde están los caballos de picar?
Gran tarde de Jesús Enrique Colombo, mucho más allá del corte de tres orejas


Tarde de toros atípica la sucedida ayer en la apertura de la edición de este año, en cartel de diestros banderilleros donde se cortaron un total de seis orejas, así como el retraso y posterior lidia del primer toro de la función sin caballos de picar, pues parece ser que los mismos fueron retenidos intencionalmente por autoridades sin hasta los momentos bajo qué orden o argumento. *** Colombo cortaría tres apéndices, dos El Fandi, y una Benítez, ante un lote dispar de presencia del hierro de San Antonio.

 PRIMERA CORRIDA, LI FERIA INTERNACIONAL DEL SOL, CARNAVAL TAURINO DE AMÉRICA, Entretenimiento,

RUBÉN DARÍO VILLAFRAZ

@rubenvillafraz


MÉRIDA (Especial).- Gran ambiente y marco el que lucía ayer la Plaza de Toros Monumental. Una verdadera joya ha quedado el máximo escenario taurino de la ciudad, albergando una entrada de público que no se esperaba, a tenor de las circunstancias en las que se encuentra un estado donde la crisis de combustible ha hecho mella. Pero aun así, el público, aficionado y taurino salió y buscó su localidad para no perderse un cartel que tenía su interés, desde todos los puntos de vista posibles.

Pero la dicha comenzaría a trucarse cuando a la hora del comienzo del festejo, todo el mundo en el patio de cuadrillas se preguntaba, ¿Dónde están los caballos de picar? Esto motivó que la función comenzara casi con la hora de retraso, con el público esperando la salida de toreros, que a la postre decidieron echar para adelante la corrida sin los mencionados equinos. El paseíllo con los picadores a pie, era una imagen surrealista nunca antes vista en el más de medio siglo de fiesta brava en este coso. ¿Que más nos quedara por ver…?

Con este panorama abriría plaza un poco motivado Leonardo Benítez, quien volvía a torear en ruedos nacionales tras más de siete años alejado de nuestras arenas. Se le notaba el desagrado de torear condicionado a una lidia sin picadores, donde de la misma manera el público presente no le estaba tomando importancia a lo hecho. Sobre la mano zurda basaría dicho trasteo, frente a un animal de la misma forma de escasa emotividad y corto recorrido, lo que se traduciría en mansurrón talante. Menos mal que no se explayó más de la cuenta, por lo que de estocada delantera y desprendida y tres descabello le mandó a las pocas prestas mulillas, para ser silenciado tras aviso.

Más garra y entrega se le vio en su segundo, el cual se lidiaría en quinto lugar en razón de que El Fandi necesitaba adelantar turno para su viaje a tierras aztecas este mismo domingo en la madrugada. Variado, jugando las bazas del temple, terrenos, toques y altura precisa en la muleta, el veterano coleta caraqueño supo mantener la “chispa” de nobleza y limitada bravura del burel, el que tanto por la diestra como por la zocata embistió como mejor pudo, condicionado por las limitadas fuerzas. El medio espadazo tendido y trasero que le recetó, cerrado en tablas, fue suficiente para el corte de la única oreja en su haber, que valen por muchas que de la misma manera ayer se entregaron en este mismo ruedo.

El imán taquillero de la tarde tenía nombre propio y ese fue el de El Fandi. Fue agradecido el coleta granadino a lo largo de toda la tarde en entregarse y no escatimar esfuerzo alguno ante el género bovino que pechó. Pero otra cosa fue el repaso trapacero que se endilgó en pegarse ante el rajado y mansurrón que hizo primero de su lote, animal que desde el mismo tercio de banderillas marcaria una clara tendencia a las tablas, las que siempre rebañó y de las que supo aprovechar un veterano de tantas tablas como Fandi, para sacarle pases de todas las facturas, por arriba, por abajo, de costado, de rodillas… en fin, una lidia dilatada más de la cuenta ante la euforia de un público obnubilado por lo realizado por el mencionado espada. El espadazo en todo lo alto, de efectos fulminantes inmediatos, desató la pañolada y con ello que el palco presidencial no aguantara dos pedidas y concediera el par de orejas, más que generosas por demás, pero que a final de cuenta son ya orejas que muchos ya le han endilgado denominación de origen “de Mérida”, para de esta manera asegurar con ello la puerta grande, la misma que no disfrutaría, pues estaba más pendiente David en el compromiso de mañana en México que esos menesteres.

Ante su segundo del lote, nuevamente hubo de echar mano Fandi para no quedar indiferente ante el público, pues sacaría a relucir más voluntad y ganas que lucimiento, frente a otro de los mansurrones de la tarde, donde por todos los rincones del ruedo tuvo que buscarle para meterle en vereda de su muleta, tras la abantas y nulas entregadas embestidas del animal por ambos pitones. El medio espadazo y el certero descabello dejaron su acto final en palmas de cariño y retribución de muchos de los presentes.

Otro cantar y fenotipo fue el primero del lote de Colombo, más en la línea santacoloma que lleva esta ganadería, que a final de cuentas fue el que salvó el honor del ganadero de la tarde. Apretadito de pitones, un zapatico dirían por allí, desde el capote dejó estar a gusto a un relajado y sin presiones Jesús Enrique Colombo, al que le recibió de rodillas en largas cambiadas cerrado en el tercio, que levantaron el ánimo desde el minuto 1 de su actuación. El tercio de banderillas ante este toro sería el más completo de la tarde por parte de la terna de espadas, destacando sobremanera Colombo en un par en todo lo alto, dejándose llegar el animal. Y luego en la muleta el tranco noble y franco del animal dejaría en la retina series por la derecha así como por la zurda, de enorme plasticidad. De las veces que mejor se le ha visto torear a Jesús Enrique, sin esos arrebatos eléctricos, de otros trasteos. Con «Ferdinando» que así se llamaba el burel, hemos visto la mejor versión de un Colombo que debería más a menudo prodigarse por este palo. La insistencia de indulto no cuajó del todo, por lo que se atacaría de toro el diestro taribeño, dejando espadazo entero, trasero y tendido, para cortar ipso facto las dos orejas, ante el beneplácito de la plaza, y quedando pendiente tal vez el detalle de la vuelta al ruedo al toro.

Con el que cerró plaza, no se alcanzaría tales cotas al anterior, pero sí el deseo sereno y parsimonioso de agradar del joven coleta, ante un toro que se vino a menos, y del que incluso alargó más de la cuenta un deslavazado trasteo, ese que por ambos pitones extrajo lo máximo posible. Tras medio espadazo en buen sitio, y un descabello se le premiaba con una oreja, mera anécdota de un palco presidencial que no se quedaba con las ganas de las rebajas de finales de febrero, en cuanto a premios orejeriles se refiere esta tarde.

Dos detalles quedan en el firmamento: hay muchos elementos en contra que juegan desfavorablemente contra la fiesta brava, como lo acontecido con los caballos de pica; mañana pudiera ser otra cosa. Lo otro es que por más que “tres pelagatos” no guste de nuestra fiesta brava, deberían ver que hay otra parte que sí gusta, tal es el hecho del entradón registrado, signo inequívoco que la fiesta brava no moriría por imposiciones, aun cuando para ellos el antitaurinismo le resulte un negocio muy rentable. Lo otro está, es que los enemigos más peligrosos de esto que llamamos toreo, estén en nuestro propio bando, y ya sabes tu amigo lector a quienes me refiero.


 PRIMERA CORRIDA, LI FERIA INTERNACIONAL DEL SOL, CARNAVAL TAURINO DE AMÉRICA, Entretenimiento,


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros Monumental “Román Eduardo Sandia”.

Sábado 26 de febrero de 2022.

I corrida de la LI Feria del Sol.

Con poco más de tres cuartos de plaza (aproximadamente 12 mil personas) en tarde fría, nublada con ligeras ráfagas de viento, se han lidiado toros de la ganadería SAN ANTONIO (Edgar Bravo) en su conjunto muy al límite en cuanto a trapío se refiere, excesivamente arreglados de pitones, y maquillados en cuanto al peso en la tablilla, destacando por su nobleza el corrido en 3º lugar, los demás mansurrones y descastados, buscando tablas descaradamente.

Pesos: 432, 434, 432, 431, 430 y 430 kilos


LEONARDO BENÍTEZ (Azul añil y oro con remates en blanco): Silencio tras aviso y oreja
“EL FANDI” (Grosella y oro con remates blancos): Dos orejas y palmas.
JESÚS ENRIQUE COLOMBO (Azul noche y oro con remates blancos) Dos orejas y oreja.

NCIDENCIAS: La corrida comenzó con un retraso de 55 minutos a lo estipulado al no contarse con caballos de picar en la plaza al momento del inicio del paseíllo, por lo que el primer toro fue lidiado bajo la usanza portuguesa, tal y como se anunció en los altavoces de la plaza, ante la incredulidad de los presentes. *** Las razones de la no presencia de la cuadra de caballos de picar de los Guimerá fue que los mismos sufrieron accidente en el páramo merideño, y posterior retención en alcabala cercano a la ciudad de Mérida. *** Entre las cuadrillas destacaron Gerson Guerrero, Eduardo Graterol y Carlos Pizutto en la brega, y en la puntilla Liezer Paredes. *** Se estrenó en el palco presidencial el abogado Frank Castillo de regular desempeño, concediendo trofeos de más en tarde de “manga ancha”. *** La terna de espadas compartieron tercio de banderillas en los tres primeros toros, y luego en los dos últimos todos Benítez – Colombo.






Contenido Relacionado