Mérida, Agosto Lunes 08, 2022, 12:51 am

Inicio

Internacionales



ARGENTINA

Retienen a siete tripulantes iraníes y venezolanos del avión sospechoso y dejan salir del país a los otros doce

Diario Frontera, Frontera Digital,  AVIÓN DE VENEZUELA, AVIÓN DE VENEZUELA, ARGENTINA, EZEIZA, Internacionales, ,Retienen a siete tripulantes iraníes y venezolanos 
del avión sospechoso y dejan salir del país a los otros doce
AVIÓN DE EMTRASUR RETENIDO EN ARGWNTINA DESDE EL PASADO MES DE JUNIO


Lo decidió el juez Federico Villena; entiende que deben seguir siendo investigados por sus posibles nexos con actividades terroristas

El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena decidió esta noche retener en el país a siete de los 19 tripulantes del avión venezolano retenido en Ezeiza desde hace casi dos meses. La aeronave y su tripulación están siendo investigados para determinar si tienen relación con organizaciones terroristas.

La decisión de Villena abarca a cuatro tripulantes iraníes, incluido el piloto Gholamreza Ghasemi, y a tres venezolanos, dijeron fuentes judiciales a LA NACION de la Argentina.

No están detenidos, sino que siguen en vigor la medida cautelar mediante la cual se les retienen sus pasaportes y se le prohíbe salir del país. Todo esto hasta terminar de reunir evidencias que permitan indagarlos y acusarlos formalmente de actividades terroristas, o se decida dejar que salgan del país.

Deberán esperar a que arribe al país información de los exhortos internacionales enviados por la Justicia y restan pruebas por producir.

Los otros 12 tripulantes del avión venezolano recuperarán sus pasaportes y quedarán en libertad para abandonar el país. Deben presentarse una vez por mes personalmente o “por medios electrónicos” en la embajada argentina en Irán o Venezuela, según corresponda. El avión se encuentra en el Aeropuerto de Ezeiza desde el 6 de junio.

El juez resolvió mantener la prohibición de salida del país y retener los documentos de Gholamreza Ghasemi, Abdolbaset Mohammadi, Mario Arraga Urdaneta, Víctor Pérez Gómez y José García Contreras.

Asimismo, dispuso mantener la prohibición de salida del país de Mohammad Khosraviaragh y Saeid Vaki Zadeh y retener sus documentos hasta tanto se termine de analizar el contenido de sus comunicaciones telefónicas.

En tanto, se levantó la prohibición de salir del país de Mahdi Mouseli, Victoria Valdiviezo Marval, Cornelio Trujillo Candor, Vicente Raga Tenias, José Ramírez Martínez, Zeus Rojas Velásquez, Jesús Landaeta Oraa, Armando Marcano Estreso, Ricardo Rendon Oropeza, Albert Gines Pérez, Angel Marín Ovalles y Nelson Coello, quienes recuperarán sus documentos de viaje. Debenrán fijar un domicilio y prometer someterse al procedimiento y no obstaculizar la investigación y presentarse una vez por mes ya sea de manera presencial o por algún medio electrónico a la Embajada Argentina en Irán o en Venezuela, según corresponda.

El juez dijo en su fallo que los sospechosos están imputados pero que, hasta el momento, no hay mérito suficiente para convocarlos a prestar declaración indagatoria. Villena aclaró: “Se ha determinado que el avión es de bandera venezolana y de una empresa estatal venezolana. Por ello, es importante destacar que el Estado de Venezuela no es parte de la investigación, pues tanto la República Argentina como los organismos internacionales no tienen en sus listados a dicho Estado. Tampoco se sindica al Estado de Irán, el IRGC [la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán] y las fuerzas Quds como terroristas, dado que nuestro país no las considera tales”.

Por eso, aclaró que se investiga entonces si ciudadanos de distintas nacionalidades, bajo apariencia de realizar una actividad lícita, puedan estar financiando operaciones de terrorismo (concretamente con Hezbollah) o bien sean parte de un plan vinculado a esa organización terrorista.

Las imágenes en el celular del piloto

Al referirse a lo que se encontró en los teléfonos de cada uno de los sospechosos, el juez indicó que en el caso de Gholamreza Ghasemi se destacan diversas capturas de pantallas, videos e imágenes en las que se pueden observar contextos bélicos, armas, ejércitos, dirigentes y el logo del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, como así también de las Fuerzas Armadas Quds y de Hezbollah, personas a quienes se le habría quitado la vida, entre otras imágenes.

En una de las fotografías halladas en el aparato celular, en la que se observa lo que sería un ejército armado, aparecería el propio Ghasemi, según estudios realizados por la Gendarmería al comparar imágenes. Los especialistas no descartaron una coincidencia.

Además, había imágenes de armas desplegadas en el suelo, sobre un plástico blanco, y dos personas colgadas por el cuello, aparentemente sin vida; fotografías donde se observan armas nucleares, tanques de guerra y un edificio en llamas; capturas de pantalla de personas uniformadas; y una captura de pantalla en la que se puede observar una lista de las partes componentes de una plataforma de lanzamiento de misiles guiados de fabricación soviética.

Se observan en capturas de pantalla a Qasem Soleimani, excomandante de las Fuerzas Quds; a Abu Mahdi AlMahandis, exlíder militar de Kataeb Hezbollah; a Ali Hosein Jamenei, líder supremo de Irán, junto a integrantes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán; a Amir Ali Hajizadeh, comandante de la Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán; a Mohsen Rezai, excomandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, con solicitud de captura internacional dictada por la justicia federal argentina por la causa AMIA; y a Hasan Nasrallah, secretario general del Hezbollah (ambos en el Registro Público de Personas y Entidades vinculadas a actos de Terrorismo y su Financiamiento).

El juez dio por cierto que algunos tripulantes estaban instruyendo a otros en el manejo de la aeronave. Por eso es que la tripulación de la empresa Conviasa está compuesta por venezolanos e iraníes, aunque Villena dijo que tiene dudas “sobre si se trata verdaderamente de la actividad principal o, por el contrario, bajo la apariencia o ’pantalla’ de una actividad lícita, parte de la tripulación estaría realizando maniobras ilícitas diversas e indeterminadas que afecten la seguridad nacional y regional”.

El juez quiere investigar un vuelo del 25 de mayo, compuesto únicamente por iraníes, que voló desde Teherán a Caracas; cuando la aeronave ya pertenecía a la aerolínea venezolana.

Por otro lado, el FBI envió datos con respecto a Ghasemi y su relación con grupos terroristas como la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC-QF) y Hezbollah.

Las fuerzas Quds y el IRGC no son considerados organizaciones terroristas en la Argentina. No obstante, la organización Hezbollah sí es considerada terrorista aquí. El juez quiere ahondar esa línea de investigación. En particular, si Ghashemi podría estar realizando en la región aquello que se sospecha realizó en Medio Oriente con la aerolínea Qeshm Fars Air. En especial, por la enorme cantidad de vuelos a Damasco que ha realizado. Indicó el juez que “resulta cuanto menos llamativo el viaje realizado a Ciudad del Este, Paraguay, por parte de la aeronave y tripulación en cuestión y corresponde profundizar ese punto”.

“Resta determinar el verdadero motivo del viaje de Gholamreza Ghasemi, CEO y miembro del consejo de administración de la aerolínea Qeshm Fars Air, y que haya ingresado al país como instructor de la tripulación del avión Boeing 747, matrícula YV3531 en virtud del Programa de Adiestramiento previsto para la tripulación venezolana de Emtrasur”, señaló.

Dijo el juez que esta actividad puede ser una pantalla, “teniendo en cuenta las circunstancias alarmantes informadas por el FBI” y los elementos obtenidos de sus celulares. Aún está pendiente de traducción el contenido de sus dispositivos electrónicos que se encuentra en persa/farsi.

La situación del copiloto

En cuanto al copiloto, Mohammadi Abdolbaset, en su teléfono se obtuvo una credencial vigente hasta el 20 de diciembre del 2023 a su nombre como tripulación de Mahan Air. También se halló un plan de vuelo de la empresa Mahan Air del 21 y 22 de mayo con ruta de Caracas-Irán, en la cual formó parte de la tripulación junto con Ghasemi en este mismo avión.

Mohammadi Abdolbaset también voló en la ruta Teherán-Damasco con la aerolínea Fars Queshm Air, entre el 27 de mayo del 2020 al 26 de abril del 2022, y, en al menos siete de esos vuelos los habría realizado en compañía de Ghasemi. Para algunos de esos vuelos la tripulación estaba compuesta por tan solo tres miembros.

El FBI informó que “Qeshm Fars Air opera vuelos de carga bajo cobertura civil para la Fuerza Qods y el IRGC, y los utiliza para contrabandear armas y equipos sensibles de Irán a Siria, entre otras cosas”. Destacó también que dicha actividad “es parte de los esfuerzos de Irán para establecer presencia militar en todo el mundo”.

A su vez, la agencia norteamericana hizo hincapié en que “Qeshm Fars Air opera vuelos entre Irán y Siria de forma regular” y que “como parte de los esfuerzos realizados por Irán y la Fuerza Quds para equipar a Hezbollah con armas, componentes militares avanzados y las armas están siendo contrabandeadas desde Irán a Hezbolá en el Líbano, utilizando vuelos civiles de Teherán a Damasco”.

Asimismo, al juez le resultaron sospechosas charlas de WhatsApp y Telegram en las que Mohammadi Abdolbaset le pide al resto de los integrantes del grupo de WhatsApp datos personales. Uno de ellos sostuvo “ser un mártir”.

Por otro lado, entre la documentación secuestrada en su habitación del Hotel Plaza Canning se han encontrado credenciales de Mahan Air.

Los venezolanos

En cuanto a Víctor Manuel Pérez Gómez, el juez destacó que se desempeña en Emtrasur como Gerente General de Operaciones y habría pertenecido a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Entre sus papeles hay una nota dirigida a Samir Maklad, ofreciendo sus servicios. Maklad “se trataría de una persona que podría estar vinculado a Hezbollah y que, de acuerdo a fuentes abiertas, la familia Maklad podría ser dueña del Aeropuerto Santiago Mariño de Nueva Esparta, ubicado en la República Bolivariana de Venezuela”, dijo el juez.

“Si bien se trata de meros indicios, entiendo que deben profundizarse, no solo la veracidad o no de los documentos, sino también el grado de relación comercial que podría existir con el grupo de ciudadanos venezolanos-libaneses y la organización terrorista Hezbollah”, dijo el juez.

En cuanto a Mario Arraga Urdaneta, ferente de Administración de Emtrasur, quien tendría a su cargo los pagos inherentes a los vuelos, perteneció a la Fuerza Armada Bolivariana como Mayor y está en “reserva activa”.

El juez quiere profundizar sobre los motivos por los cuales acompañó a la tripulación, indagar sobre las cuentas bancarias radicadas en Panamá y Singapur que menciona en documentos que le fueron secuestrados y las empresas constituidas como “espejo” a las que se refiere en sus anotaciones.

En cuanto a José Gregorio García Contreras, el juez quiere investigar más porque encontró que escribió en un chat tras la revisión del avión: “Gracias a Dios no encontraron nada” y a lo que su interlocutora le contesta: “Gracias a Dios. Yo estaba temblando con eso, pero no quería preguntar porque sé que están vigilados…”.

En cuanto a Mohammad Khosraviaragh y a Saeid Vali Zadeh, está pendiente de traducción el contenido de los documentos hallados en sus dispositivos electrónicos en persa/farsi

Hace dos semanas, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amir Abdollahian, dijo haber pedido al Gobierno argentino la suspensión “inmediata” de la prohibición de abandonar el territorio de cinco iraníes de la tripulación del avión retenido en Argentina. Advirtió que se estaban violando sus derechos humanos.

Pocos días después, al recibir al nuevo embajador argentino en Venezuela, Oscar Laborde, el presidente Nicolás Maduro también le recordó el avión “secuestrado” y le hizo saber de la “paciencia” que el régimen bolivariano había tenido con el Gobierno argentino.

Hernán Cappiello / LA NACIÓN DE ARGENTINA






Contenido Relacionado