Mérida, Mayo Miércoles 18, 2022, 09:18 am

Inicio

Opinión



Desde mi Parroquia

“Comunicar desde el encuentro” por Padre Edduar Molina Escalona

Diario Frontera, Frontera Digital,  Padre Edduar Molina Escalona, Opinión, ,“Comunicar desde el encuentro” por Padre Edduar Molina Escalona
Padre Edduar Molina Escalona


 Padre Edduar Molina Escalona, Opinión,

Cada año la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Comunicaciones en ocasión de la Solemnidad de la Ascensión del Señor, el venidero dieciséis de mayo. Es por ello que en la reciente memoria de San Francisco de Sales, patrono de los Comunicadores Sociales, el Santo Padre publicó el mensaje de este 2021 el cual tiene como lema: "Comunicar encontrando a las personas donde están y como son". Todo un reto a una humanidad cada vez más sorda al grito del hermano, centrados en "mi pequeño mundo”, con una aplastante indiferencia al otro.


El tiempo de distanciamiento social, que ha traído como consecuencia el deterioro en el “comunicarnos”, nos desafía al dialogo desde la cultura del encuentro, “Ven y lo verás", es el lema del mensaje, basado en el Evangelio de Juan (1,46), como un apremiante llamado a centrar la atención en lo esencial del anuncio cristiano, que no es otra cosa que palabras convertidas en miradas, testimonios, experiencias, encuentros, es decir, cercanía que da vida.


Comunicar encontrando a las personas donde están y como son es el método de Jesús: “Ir y ver”, es la actitud de quien acompaña, al mismo estilo de su apostolado, interesándose por el otro, poniéndose en marcha. Es la disposición plena para estar atentos no solo con nuestros ojos sino con el corazón para saber escuchar. Es además la tarea de quien sabe recoger los “signos de los tiempos”, o como dice el Papa Francisco “las recomendaciones de la realidad, que siempre nos sorprenderá en cualquier aspecto”.


La pastoral de los nuevos tiempos nos invita a lanzarnos a la tarea de una "Iglesia en salida" que va del centro a las periferias, dejándonos llevar por la novedad del Espíritu que nos invita a participar en el encuentro con las personas, de sus alegrías y sus penas. Como bien lo reza el “Dios te encuentra donde estás” puede ser una guía para los que trabajan en los medios de información o en la comunicación en la Iglesia.


En una sociedad cada vez más desinformada, debemos prestar atención a la manera de comunicar de Jesús: A los primeros discípulos que quieren conocerlo, Jesús les responde: “Vengan y lo verán” (Jn 1,39), nadie sigue a quien no conoce, ni muchos menos lo ama, bien reza el documento: “No conocemos la verdad sino la experimentamos”. Vivir en carne propia los sufrimientos y anhelos de nuestro pueblo, golpeado por la pandemia y la situación agravante en todos los órdenes, es entrar al pozo del corazón y sacar lo mejor de las personas, es sanar, consolar, aconsejar y orientar para animar una convivencia que no nace de comentarios, simples opiniones o verdades a medias, es permitir un conocimiento directo, nacido de la experiencia, no de la simple oída”.


Las diversas situaciones que golpean miserablemente nuestra humanidad, nos llaman a “desgastar las suelas de los zapatos”, para vencer la tendencia superficial de “pre-confeccionar las informaciones” lo que resulta cada vez “menos capaz de interceptar la verdad de las cosas y la vida concreta de las personas, y ya no sabe recoger ni los fenómenos sociales más graves ni las energías positivas que emanan de las bases de la sociedad”. La tarea de favorecer “el encuentro de las personas”, nos mueve a visibilizar los talentos ocultos en nuestras comunidades, a verificar con honestidad la realidad, “permitir que aquel que tengo de frente me hable, dejar que su testimonio me alcance”.


También el Papa expresa su gratitud “a la valentía y compromiso de tantos periodistas”. Por el ejercicio de un periodismo “con la capacidad de ir allá donde nadie va: Un movimiento y un deseo de ver. Una curiosidad, una apertura, una pasión”. Alertando a los profesionales de la comunicación al cuidado de no caer en el riesgo de “contar la pandemia, y cada crisis, sólo desde los ojos del mundo más rico, de tener una ´doble contabilidad´”.


Resulta interesante el balance que hace el Papa Francisco en su mensaje a los comunicadores sociales sobre las “oportunidades e insidias en la web”, enfatizando la enorme capacidad de contar y de compartir en las redes: “Tantos ojos más abiertos sobre el mundo, un flujo continuo de imágenes y testimonios (…) la posibilidad de una información de primera mano y oportuna”. Que mejor manera de poder relatar “lo que vemos, lo que sucede frente a nuestros ojos, de compartir testimonios”. Sin dejar de tomar conciencia de la responsabilidad compartida en la manera de hacer la información, bajo el lente de un verdadero discernimiento, escogiendo lo que construye la paz y la sana convivencia, dejando a un lado las noticias y las imágenes de fácil manipulación. En una palabra: Todos estamos llamados a ser testigos de la verdad: A ir, ver y compartir.


Por último, el documento deja en claro la centralidad de la persona humana, “nada reemplaza el hecho de ver en persona”. Ni podemos “sustituir completamente el hecho de ver en persona”. Solo desde la experiencia, desde la persona a persona, acompañados por la inseparable mirada y actitudes para con el otro, mi hermano, respetando también sus silencios, que muchas veces habla más que las palabras.


 Asumir el compromiso de vivir como “palabra encarnada”, haciendo visible a “Dios invisible se dejó ver, oír y tocar”, (1 Jn 1,1-3). Es el desafío que nos espera: “comunicar encontrando a las personas donde están y como son”.


Concluyo con la oración para esta jornada, del Papa Francisco:


Señor, enséñanos a salir de nosotros mismos,


y a encaminarnos hacia la búsqueda de la verdad.


Enséñanos a ir y ver,


enséñanos a escuchar,


a no cultivar prejuicios,


a no sacar conclusiones apresuradas.


Enséñanos a ir allá donde nadie quiere ir,


a tomarnos el tiempo para entender,


a prestar atención a lo esencial,


a no dejarnos distraer por lo superfluo,


a distinguir la apariencia engañosa de la verdad.


Danos la gracia de reconocer tus moradas en el mundo


y la honestidad de contar lo que hemos visto.


 

Mérida, 28 de febrero de 2021.






Contenido Relacionado